IMSS: recursos para beneficio de todos

IMSS: recursos para beneficio de todos

Arturo Alcalde Justiniani

Cada día nos desayunamos con malas noticias; ahora están relacionadas con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de cuya suerte dependemos 50 millones de mexicanos. Esta dimensión cuantitativa refleja su importancia, basta imaginar al país sin su existencia. Esta semana, en su 101 asamblea, el director general, Daniel Karam, advirtió que el instituto está en peligro inminente, no hay recursos para los gastos médicos, tampoco para cubrir pensiones y jubilaciones de los trabajadores, el déficit excede 45 por ciento del producto interno bruto y se anuncia una crisis que puede convertirse en terminal para 2012; faltan menos de dos años. El Ejecutivo federal se limitó a urgir una solución, como si se tratara de un tema ajeno.

Las dificultades del IMSS no surgieron de la noche a la mañana, muchas voces advirtieron a tiempo sobre la necesidad de una reforma integral. Las causas fueron plenamente identificadas y las soluciones de fondo se dejaron para el futuro. Desde hace años se le impusieron demagógicamente obligaciones sin sustento financiero; a su costa se enriquecieron funcionarios y sostuvieron campañas políticas. La reforma de 1997 a la Ley del Seguro Social fue presentada como la vía idónea para superar sus limitaciones, se suprimió el régimen de solidaridad en materia de pensiones y jubilaciones por uno de cuentas individuales orientado a la privatización, se crearon las Afore y Siefore, se otorgó a las aseguradoras privadas el privilegio de hacer un gran negocio a costa de los trabajadores con salarios disminuidos y se promovió la subcontratación. El tiempo ha confirmado que las pensiones bajo el nuevo esquema tienden a ser ínfimas y contrastan con las gigantescas ganancias de empresas que no justifican su existencia. La reforma redujo cuotas y si bien se asumió el compromiso gubernamental de cubrir el costo del capítulo de maternidad y de enfermedades del personal jubilado, este apoyo no fue otorgado, incrementando de manera sensible el déficit de la institución. Así, se ha generado el principal problema del IMSS.

En cuanto al régimen pensionario de los trabajadores al servicio del IMSS, se sacrificó el esquema de solidaridad generacional de costos compartidos, en el cual se transitaba, por el de una división tajante entre los trabajadores en activo que laboraban antes de 2008 de aquellos que ingresaron a partir de esa fecha, totalmente privados del régimen de protección contractual. Además de diferir la solución, se provocó un problema a futuro; cuando los trabajadores de reciente ingreso tomen conciencia de su situación se detonará un conflicto de intereses de difícil conciliación.

A pesar de su importancia, el IMSS ha sido relegado en el ámbito presupuestal con la evidente intención de precarizar sus servicios y forzar la privatización a través de esquemas de subcontratación. Es increíble que en la distribución de los gigantescos recursos obtenidos por excedentes petroleros durante el sexenio anterior no se haya apoyado a esta institución para evitar el crecimiento de su déficit. La última raya del tigre privatizador es la reciente propuesta del Partido Verde, de autorizar el suministro de medicamentos con vales en farmacias particulares, a un precio sensiblemente superior al que logra el IMSS en sus procesos de licitación; siembre buscando lucrar a su costa.

Algunas interrogantes que es necesario responder para superar los problemas del instituto están relacionadas con su forma organizativa, ¿de qué ha servido su carácter tripartito?, ¿qué sentido tiene cargar con los costos de representantes sectoriales y sus equipos de asesores, cuando nada aportan a la correcta conducción de la institución? Su inoperancia es evidente al no haber hecho sentir su voz para advertir los problemas que la aquejaban. Buena parte de ellos se han dedicado más a promover sus gestiones y negocios personales que a cumplir la tarea para la cual fueron designados. Suelen ser una carga más que factor de solución.

La tarea de salvar al IMSS no puede quedar en manos de aquellos que han favorecido su hundimiento, se requiere de una amplia participación de todos los sectores, orientada a un rediseño institucional tendiente a una red de protección social para todos los mexicanos. Un médico del IMSS, de los muchos que han dado prestigio a tan noble institución, lo expresó con palabras sencillas y claras: los recursos de todos deben servir para atender a todos. En efecto, los medios que van a ser necesarios para rescatar a este instituto provendrán en buena parte de las finanzas públicas, en consecuencia, los cambios deben preservar el carácter público del servicio y el interés de la sociedad mexicana en su conjunto, considerando que actualmente más de la mitad de la población económicamente activa carece de empleo formal y tiene derecho a una protección social de calidad.

El debate sobre el futuro de la seguridad social no puede considerarse un punto más de la agenda nacional, es una prioridad que debe incluir la revisión del modelo en conjunto, incluyendo la totalidad de las instituciones que lo integran: ISSSTE, Seguro Popular, salubridad pública y aquellos de carácter local. Lo que hoy se ve como un problema de grandes dimensiones se puede convertir en una oportunidad para fortalecer una auténtica red de protección social. El tema no puede excluir la creciente cuantía de recursos que las dependencias públicas canalizan para cubrir seguros privados bajo la resignada consideración de que los institutos públicos están condenados a la eterna precariedad.

La integración de los sistemas de seguridad social con un carácter universal y eficiente puede convertirse en el cimiento del país que todos necesitamos.

Publicado en Noticias del Dia, Politica | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Con Dilma, ¿hacia dónde va Brasil?

Con Dilma, ¿hacia dónde va Brasil?

Gerónimo de Sierra *

Culminó la segunda vuelta electoral en Brasil con el resultado que debió producirse ya en el primer turno, de no haberse dado el corrimiento final de votos muy diversos y heterogéneos hacia Marina Silva[1]. Es decir que, tal como estaba previsto, finalmente se afirmó la convergencia de fuerzas que presionaban por mantener los grandes ejes del proceso político y socioeconómico de los dos gobiernos de Lula. Decir esto parece casi obvio, pero en realidad no lo es, pues se trata de un proceso complejo que combina fuerzas sociales, económicas y culturales diversas, no todas evidentes a primera vista.

Siempre es difícil leer tras una elección todos los procesos que llevan al resultado. Los análisis iniciales casi siempre tienden a concentrase en factores del tipo perfil del candidato, calidad de sus asesores y publicistas, microcoyuntura económica, prestigio de un líder, etcétera. Sin duda esos factores pesan siempre en los resultados, pero –sin caer en determinismos simplistas–, pienso que hay elementos más generales y de mayor aliento que explican no sólo el prestigio de Lula y la victoria de la supuesta desconocida e inexperta delfina (en realidad tiene una muy larga historia militante y de gestora en el Estado). Como caricatura de razonamiento podría decirse que cualquier candidato que expresara esa relación de fuerzas hubiera ganado –esta vez– el desafío plebiscitario que planteó Lula hace dos años cuando definió su estrategia electoral.

Ciertos analistas y los diarios opositores sugerían que en el fondo no había muchas diferencias entre el programa de José Serra y el de Dilma Rousseff (curiosamente lo mismo decía el Partido Socialismo y Libertad –PSOL– y otros pequeños grupos de ultraizquierda). Eran los mismos que señalaban que tampoco había grandes diferencias entre las políticas económicas de Fernando Henrique Cardoso y de Lula. Si ese fuera el caso no se entendería una lucha electoral tan dura y casi salvaje como la que plantearon en la campaña Serra y sus aliados. ¿Será sólo lucha entre subelites y aparatos por controlar el poder, como sostuvo Cardoso al ser entrevistado luego de la segunda vuelta?

No hay dudas que los dos gobiernos de Lula mantuvieron los grandes equilibrios macroeconómicos y en eso el gobierno de Cardoso y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) estuvieron de acuerdo en su momento (aunque no lo lograron con la misma eficacia). Ahora Dilma promete mantener esos lineamientos. Sin embargo junto con los lógicos conflictos de grupos de influencia y poder en todo proceso político, la victoria de Dilma /Lula parece expresar la suma de beneficiados por un modelo de acumulación que fortalece –en el contexto de capitalismo periférico tardío–, la asociación entre Estado/grandes empresarios neo exportadores/grandes grupos sindicales y sus bases/ masas pobres en ascenso económico y de ciudadanía/ y buena parte del gran capital financiero e industrial para el mercado interno.

Es ese bloque y los contundentes resultados (para todos los segmentos involucradas) los que llevaron a la victoria de Dilma, a caballo de la ola gigante del líder que articuló con carisma y pragmatismo las contradicciones entre las partes de este conglomerado. Algunos han hablado de oportunismo, pero lo cierto es que el modelo y el tipo de gestión fue el que logró llevar a la sociedad brasileña, y a Brasil como país, a los significativos niveles de desarrollo económico y social internos y al peso que en la escena global ha adquirido.

Los pobres progresaron notoriamente, los trabajadores encontraron empleo como nunca antes, la inversión en educación creció exponencialmente, los programas sociales se multiplicaron, las grandes centrales sindicales fueron asociadas al aparato del Estado, y hasta el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) logró un espacio bastante confortable de tira y afloje con el gobierno. No extraña entonces que apoyaran a Dilma y que sus cuadros dirigentes lo hicieran con cierto tono dramático y de lucha contra el retroceso histórico.

Pero al mismo tiempo crecieron los bancos; un número importante de grandes empresas (nacionales y extranjeras) ganaron muchísimo dinero y asimilaron como contrapartida necesaria e inevitable la necesidad del fuerte gasto público social y asistencial hacia los más pobres.

Algunas empresas públicas como el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) y mixtas como Petrobras, fueron puntales en alentar la inversión pública estratégica, dentro y fuera del Brasil, en especial en el área energética, sumamente maltratada durante los gobiernos de Cardoso.

En un contexto internacional relativamente favorable parece haber triunfado entonces el proyecto y los grupos que quieren consolidar a Brasil como un exponente ejemplar del nuevo capitalismo periférico emergente, con un papel de liderazgo en la región, el que al mismo tiempo le sirve de palanca y de colchón protector. Pero es importante señalar que eso se viene dando en un formato que jerarquiza por un lado la integración social interna (aún con grandes déficits heredados de un largo pasado de postergaciones) y por otro la integración regional –con significativa vocación autonomista respecto a Estados Unidos– dando paso a lo que se ha llamado un trato amigable para los vecinos, en especial los más débiles tipo Bolivia, Paraguay y Ecuador, entre otros. Todo esto aparece muy acotado desde una mirada finalista con horizonte socialista, pero representa sin la menor duda una verdadera ruptura en lo interno con el pasado de atraso oligárquico tradicional, y en lo externo con el aislamiento de Brasil en América Latina y la considerable docilidad hacia Estados Unidos y los países centrales.

Se afirma así una ecuación de liderazgo brasileño en el Mercosur y en América del Sur, con muy probables impactos sobre el desarrollo de toda la región y su mayor autonomía respecto al capitalismo central o avanzado. Todo ello en un contexto de democracia política bastante fortalecida y con efectos positivos sobre lo que podemos llamar la democracia social.

¿Quiere decir eso que Serra, Cardoso y sus aliados estén en contra de un liderazgo regional de Brasil? De ninguna manera; pero sí que su lógica de articulación con el capitalismo mundial, con las fuerzas sociales no propietarias y con la relación estado/empresas privadas, harían políticamente muy difícil llegar a ese objetivo en el actual contexto histórico.

¿Quiere decir, por otro lado, que el gobierno de Dilma logrará necesariamente consolidar ese recorrido? No es algo automático pues hay muchas trabas en el seno de la alianza de partidos que apoyó a Dilma y en la compleja articulación de intereses sectoriales y regionales que compone el Brasil. Pero el fuerte apoyo de su base social, la relativamente cómoda mayoría parlamentaria que obtuvo y el enorme impacto estratégico (en muchos planos) del reciente descubrimiento de gigantescos recursos petroleros, le dan a su gobierno una base sólida para avanzar.

(*) Sociólogo uruguayo, profesor titular de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República; investigador activo emérito del Sistema Nacional de Investigadores (Montevideo); vicerrector de la Universidad Federal para la Integración Latinoamericana (Unila), Brasil.

[1] El espacio electoral real de ésta se situaba entre 10 y 12 por ciento de votos, y no 20 por ciento que finalmente alcanzó.

Publicado en Noticias del Dia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Migrantes vulnerables

Los de Abajo

Migrantes vulnerables

Gloria Muñoz Ramírez

La flagrante violación de los derechos de los migrantes y las acciones anticonstitucionales del Estado Español en su contra, la impunidad policiaca, el racismo, clasismo y criminalización institucional y social; la violencia verbal y física contra los periodistas no afines a las políticas del Estado, y la violación a la libertad de expresión y de prensa, se pusieron en evidencia con la detención del fotorreportero independiente Eduardo León, en septiembre pasado, en medio de una redada de la policía contra vendedores de comida, en su mayoría ecuatorianos, en la Casa de Campo, en Madrid.

El caso de Eduardo motiva a hablar no sólo de su arbitraria y violenta detención, sino de un problema mayor referente a las políticas migratorias en España, no reconocidas por ilegales, pero puestas en práctica constantemente, tales como los puestos de control y las violentas redadas de migrantes en diversos lugares, tales como el barrio de Lavapiés o la Plaza Elíptica.

Las redadas, explica el fotógrafo en un café de Lavapiés, están repletas de actos ilegales. Por ejemplo, llegan las camionetas a la Plaza Elíptica, lugar en el que se reúnen los trabajadores migrantes sin empleo (y ahora también los propios españoles) y los levantan con engaños, diciéndoles que los llevarán a realizar algún trabajo. Ya arriba, les dicen que son policías, les piden sus papeles y a quien no los traiga consigo se los llevan a la Comisaría o al Centro de Internamiento de Extranjeros de Moratalaz.

La violencia y los insultos son parte de los operativos y a documentar esta situación ha dedicado Eduardo su trabajo en los pasados meses. A él mismo esta es la segunda vez que lo detienen. Si yo como periodista padezco todo esto, lo que les sucede a las personas sin documentos en una noche cualquiera, a la salida del Metro, en una plaza, en una cabina telefónica o en cualquier calle, es increíble. Su vulnerabilidad es doble o triple y eso es lo que me parece más terrible.

Eduardo es un testigo incómodo para la policía en Madrid. Las 35 imágenes de la exposición Fronteras invisibles, hablan por sí mismas de las redadas que el Ministerio del Interior niega. Cuenta que en otra ocasión, en el momento de fotografiar un control de inmigrantes a la salida del Metro, la policía le requisó su cámara y la retuvo dos meses.

A España la mayor parte de los inmigrantes llegan de Ecuador o Marruecos, entre otros tantos países, que observan pasivos la violación a los derechos de sus connacionales. Una nueva ola de migrantes está llegando ahora de Uruguay. Y la suerte no está con ellos.

losylasdeabajo@yahoo.com.mx

Publicado en Los de Abajo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

California recluta paramilitares para limpiar Tijuana

Desfiladero

California recluta paramilitares para limpiar Tijuana

Jaime Avilés

El martes próximo, las autoridades del condado Imperial (Imperial County), en el estado de California, decidirán si aprueban la construcción de un centro de adiestramiento de paramilitares en el poblado de Ocotillo, a 20 kilómetros de la raya de México y a 130 de la ciudad de Tijuana. La base contaría con un aeropuerto para aviones no tripulados, que pueden lanzar bombas de 500 libras y dar en el blanco a 3 kilómetros de distancia.

El proyecto representa una inversión inicial de 100 millones de dólares y lo impulsa la firma Wind Zero Group Inc., fundada en 2006 por un ex marine y ex agente de la CIA llamado Brandon Webb, que hizo labores de espionaje en Pakistán y Afganistán, y fue socio de la empresa de seguridad privada Blackwater, con la cual, se sospecha, no ha roto.

Los habitantes de Ocotillo, una tranquila comunidad californiana en la que viven 300 personas, exigen que el condado rechace la propuesta de Webb, quien en su exposición de motivos, para justificar la razón de ser de su negocio, arguye: México está muy cerca de una guerra civil… ¿y entonces qué? Tendremos un millón de mexicanos cruzando la frontera y es la misma situación que hay en Afganistán y Pakistán. ¿Qué vamos a hacer con eso? (Véanlo en YouTube.)

Crear fuerzas irregulares, que ayuden a la marina y al ejército a frenar la invasión de refugiados, sería la respuesta que cabría inferir. Pero México no está cerca de ninguna guerra civil, sino de una dictadura. Por eso, cuando se examinan las características de la base paramilitar ideada por Wind Zero, se llega a conclusiones opuestas: de lo que se trata, en realidad, es de capacitar a mercenarios que realicen tareas de limpieza social dentro del territorio mexicano, e incluso puedan lanzar ataques aéreos en el marco de la guerra contra las drogas.

En otras palabras, sería el inicio de un Plan Colombia a lo bestia (Muñoz Ledo dixit), para combatir el caos creado por la irresponsabilidad extrema de Felipe Calderón, que destruyó la gobernabilidad en dos terceras partes del país, dando palos de ciego contra el narcotráfico. Juzguen ustedes…

Aeropuerto para zancudos

La base paramilitar de Ocotillo, que tendría un costo de 100 millones de dólares, de los cuales se invertirían 15 en una primera fase, ocuparía una superficie de 380 hectáreas al sur de la carretera interestatal 8, en una zona que, según los opositores a la obra, puede verse gravemente afectada por inundaciones y terremotos, ya que está en una hondonada del desierto sobre la falla de San Andrés. Pero, según Brandon Webb, contaría con las siguientes facilidades:

Un campo de tiro al blanco, para efectuar 57 mil disparos al día; una maqueta, a escala real, de un vecindario urbano para prácticas de asalto [¿como el secuestro de los nietos de Diego Fernández de Cevallos en Cozumel?]; una pista de carreras de coches para ejercicios de manejo a la ofensiva y a la defensiva; un área para acampar y un hotel de 100 cuartos para alojar un pequeño batallón de guerreros; un edificio de oficinas administrativas, una torre de vigilancia de 27 metros de altura, dos helipuertos y una pista de aterrizaje de mil 300 metros de longitud para aviones no tripulados, o drones.

Los drones, palabra que en inglés significa zancudos, pueden ubicar un objetivo a tres kilómetros de distancia y destruirlo con un misil Hellfire que contiene una bomba de 500 libras. Actualmente, los drones se utilizan en Pakistán y Afganistán. En 2008, Brandon Webb anunció que Wind Zero había suscrito un contrato por 198 mil 735 dólares con el Comando Especial de Guerra de la marina de Estados Unidos, para dar cursos de entrenamiento táctico y prácticas de campo con aviones no tripulados en la base naval de Coronado, California.

En fecha reciente, el diario Los Angeles Times dijo que en el sur de California la industria de los aviones no tripulados emplea alrededor de 10 mil personas (y) el Pentágono ha invertido en ella 20 mil millones de dólares desde 2001. Los intereses de Brandon Webb son obvios: si logra construir la base paramilitar de Ocotillo, sus relaciones comerciales con el Comando Especial de Guerra se expandirían en los próximos años, a medida que se agudice la catástrofe mexicana.

Quitarle un pelo a un león

Hace tres viernes, la policía decomisó 130 toneladas de mariguana en Tijuana. Anteayer, descubrió un narcotúnel, entre Tijuana y San Diego, donde había 25 toneladas más. Esto explica por qué los gobiernos de México y Estados Unidos se opusieron con tal denuedo a la legalización del consumo de la yerba en California. La exportación de cannabis al norte de Tijuana sigue siendo vital para la subsistencia de cientos de miles de personas en Chihuahua, Sonora, Sinaloa y Durango, pero también en Estados Unidos: si por culpa de la despenalización el costal dejara de costar 20 dólares en Los Ángeles y cayera a menos de la mitad de precio, muchedumbres enteras, que de eso viven, saldrían a saquear almacenes.

La droga mantiene a flote la economía del país (y de muchos países). ¿O si no por qué Calderón tiene como mariscales de campo, dirigiendo (?) la guerra contra (?) los cárteles a tres funcionarios disfuncionales como Francisco Blake, Arturo Chávez Chávez y Genaro García Luna?

Blake fue el estratega de la campaña electoral del PAN en Baja California y sus candidatos perdieron en todos los distritos. Al día siguiente, fue nombrado secretario de Gobernación. Chávez Chávez era procurador en Chihuahua, durante la etapa más sangrienta de los feminicidios. Jamás detuvo a nadie. Fue ascendido a procurador general de la República. García Luna pertenecía al gabinete de seguridad de Fox y fue corresponsable de todo lo que, según Calderón, éste no hizo contra el narco. Hoy es el superpolicía del país. Y las matanzas se multiplican.

La única promesa de Calderón que se ha cumplido invariablemente a lo largo de estos cuatro años de espanto es: Habrá más muertos. No lo dijo cuando era candidato sino cuando tomó el poder. Y desde entonces lo repite, cada vez con mayor frecuencia: Habrá más muertos, habrá más muertos, habrá más muertos. Sólo le falta reírse como los malos de las películas. Habrá más muertos, ¡jo-jo-jo-jo-jo! Pero nosotros, y sólo nosotros, tenemos la culpa por guardar silencio. La correcta estrategia ayuda a extender el control territorial de los cárteles en todo el país y, semana a semana, reduce la posibilidad de que haya elecciones en 2012. ¿Quién saldrá a formarse ante las urnas en ciudades donde en septiembre no se atrevieron a celebrar el bicentenario del Grito y ahora tampoco la fiesta de los fieles difuntos? Lo escribió Abraham Nuncio, en La Jornada, hace unos días: Si las elecciones fueran esta semana y la gente no pudiera votar, la dictadura estaría a la vuelta de la esquina.

Hemos llegado al límite y no parecemos dispuestos a actuar. Nuestra prioridad como ciudadanos es salir a la calle, exigir la renuncia del gabinete de seguridad y el cambio radical de la estrategia. ¿Para adoptar cuál? Que lo digan los expertos. Pero a nosotros nos toca movilizarnos para ponerle fin a esta pesadilla. A los únicos que por desgracia ya no podemos decirles que no permanezcan cruzados de brazos es a quienes en esa postura duermen para siempre en su ataúd. Es ahora o nunca. Los drones ya calientan motores. Los misiles Hellfire (fuego infernal) apuntan hacia acá.

jamastu@gmail.com

Publicado en Desfiladero | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Sigue el ascenso de Brasil como potencia global

Sigue el ascenso de Brasil como potencia global

Raúl Zibechi

El triunfo de Dilma Rousseff zanjó el principal tema en disputa: si la quinta economía del mundo seguiría su marcha como uno de los líderes de los países emergentes, o sea, si mantendrá su autonomía relativa respecto de los centros mundiales de poder, o si esa marcha ascendente conocería una inflexión para acoplarse a las políticas hegemonistas de Estados Unidos. El triunfo de José Serra hubiera significado un cambio de rumbo en la segunda dirección, mientras la victoria de Rousseff confirma la vocación de potencia global hegemónica en Sudamérica trazado durante los ocho años de presidencia de Lula.

Serra había delatado durante la primera vuelta de la elección su voluntad de que Brasil tome distancia del Mercosur. En vista de que es el único país capaz de indicar el rumbo por el que debe transitar la región, un debilitamiento del énfasis en la integración regional habría sido un paso atrás en la construcción de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) y del Consejo de Defensa Sudamericano. Lo que hubiera abierto las puertas a una mayor injerencia de Washington de la mano de la OEA y, probablemente, generado mayores problemas a los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia.

La creciente autonomía de la región sudamericana respecto de Washington, que siempre consideró la región como su patio trasero, se habría frenado y quizá retrocedido al periodo previo a la aparición de los gobiernos progresistas a partir de 1999. Puede discutirse si la integración que promueve Brasil, con base en el libre mercado, profundiza las relaciones asimétricas entre países. O si, como consideran analistas, estamos ante una nueva y ampliada versión del subimperialismo brasileño que hace tres décadas analizó Ruy Mauro Marini. La existencia de estas tendencias negativas no debe opacar que el ascenso de Brasil como potencia global implica el debilitamiento del dominio estadunidense.

En la política doméstica los cambios fueron y serán mínimos. Hay cuatro elementos a considerar. El PT sale fortalecido al convertirse en la primera fuerza en votos y en representación parlamentaria (88 diputados y 14 senadores), por haber caído sus adversarios al nivel más bajo en mucho tiempo (el PSDB de Serra y Fernando Henrique Cardoso pasó de 99 diputados en 1999 a los 54 actuales y la derecha pura, DEM, cayó de 105 diputados de hace una década a los 43 que tendrá en el nuevo parlamento). La alianza de 10 partidos que tejió Lula tendrá una cómoda mayoría en ambas cámaras.

Los resultados indican que en los años recientes se produjo un realineamiento del electorado. Lula llegó a la presidencia con 46.4 por ciento en la primera vuelta de 2002 y 61 por ciento en la segunda. Fue relegido en 2006 con 48.6 por ciento en primera vuelta y 61 por ciento en la segunda. Ahora Dilma obtuvo 46.9 por ciento en la primera vuelta y algo más de 56 por ciento en la segunda. Porcentajes muy similares que indican que, más allá del trasiego de votos lulistas de la clase media a los más pobres, hay una estabilidad y fidelidad del electorado que no consiguen torcer los grandes medios. Este nuevo alineamiento electoral durará un largo periodo.

La tercera cuestión es que Lula consiguió lo que nunca había conseguido un político brasileño: llevar a la presidencia a la persona designada para sucederle. Ni los grandes estadistas que tuvo Brasil, como Getulio Vargas, consiguieron esa proeza. Mayor aún cuando Rousseff era hasta hace poco una persona casi desconocida que había sido ajena al PT durante la mayor parte de su vida política. Este triunfo de Lula lo convierte en la persona destinada a manejar los hilos del poder, también durante cierto tiempo.

La cuarta cuestión es la que refleja Bruno Lima Rocha en su excelente artículo Una crítica abajo y a la izquierda, y consiste en la debilidad de los movimientos sociales. Es preciso tener la firmeza y la madurez para asumir que hay gobiernos que mejoran la vida de las mayorías y no construyen proyectos de poder para que estas mismas mayorías sean dueñas de sus destinos, concluye Lima.

Por arriba, constata cómo durante ocho años Lula tejió una sólida alianza con sectores de la clase política más tradicional, como el ex presidente José Sarney y el ex ministro de Economía de la dictadura Delfim Netto, y con la gran banca, la industria automovilística, las trasnacionales brasileñas y las multinacionales de telecomunicaciones y del agronegocio. Por abajo, observa que los movimientos están menos organizados, movilizan menos, se milita menos, hay una distancia mayor entre dirigentes y bases, no tienen una entidad transversal que los coordine y hasta el propio MST pierde su capacidad de liderar la lucha popular.

En síntesis: se consolidó el poder de las clases dominantes mientras los proyectos de transformar la sociedad se han debilitado. El movimiento popular brasileño está mucho más confuso de lo que estaba en la segunda mitad de los años 90, en pleno auge del neoliberalismo y de la era de Cardoso, apunta Lima. No es un diagnóstico agradable de escuchar, pero siempre es necesario mirar la realidad de frente. Un buen ejemplo es considerar que hoy la reforma agraria, por la que se movilizó buena parte de la sociedad brasileña en los 80 y los 90, está más lejos que nunca, mientras el agronegocio avanza sin cesar.

Si Brasil es el país destinado a marcar tendencias en la región, la realidad de los movimientos no augura nada positivo en el corto plazo. Quizá haya que concluir que la potencia de los movimientos ha emigrado a otras latitudes, como Bolivia y Argentina. La reacción de reafirmación de los de abajo ante la muerte del ex presidente Néstor Kirchner es buena muestra de que el espíritu del levantamiento del 19 y 20 de diciembre de 2001 está vivo y seguirá marcando la vida política del país. Durante un buen tiempo.

Publicado en Bicentenario, INTERNACIONAL | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las ya nunca olvidadas jornaleras de San Quintín

Las ya nunca olvidadas jornaleras de San Quintín

Jaime Martínez Veloz/ III y última

En el Valle de San Quintín debe terminar el múltiple proceso de discriminación que sufre la mujer en sus derechos, porque es mujer, indígena, jornalera, migrante y pobre.

Las premisas de una relación social intercultural adecuada deberán basarse en la interacción con igualdad de condiciones entre grupos humanos con culturas diferentes, así como en la eliminación de asimetrías y de la imposición de una cultura dominante. La diversidad no se elimina, se asume. La diversidad representa una riqueza.

Baja California es un estado multicultural. Uno de sus desafíos es lograr una sociedad plural y justa, en la cual los diversos pueblos y culturas convivan armoniosamente, y los conflictos puedan resolverse por vías no violentas y con respeto a los derechos individuales, colectivos y de grupo. La población indígena, pero especialmente las mujeres, jovencitas y niñas, requiere atención específica para erradicar la inequidad de género, que se traduce en mayor vulnerabilidad respecto de la salud sexual y reproductiva, así como la violencia familiar y de género.

Un estudio reciente de El Colegio de la Frontera Norte presenta casos en los que el detonante de la violencia física hacia la mujer indígena embarazada que habita en el Valle de San Quintín, municipio de Ensenada, Baja California, fue la disputa por la comida. Otros casos muestran que los abusos en edad temprana fueron perpetrados por un familiar cercano, desarrollando en la agredida sentimientos de indefensión, desesperación, depresión, desórdenes alimentarios, aislamiento, inseguridad, miedo a tomar decisiones y culpabilidad.

Para que las indígenas puedan acceder a una vida libre de violencia hay que romper los esquemas ancestrales que les impiden el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos. Las consecuencias derivadas de la falta de respeto a estos derechos fundamentales, las afectan en todos los ámbitos y tienen consecuencias que ejemplifican dos testimonios.

“Llegué y le dije que me hiciera Papanicolau y me dijo que cobraba 50 pesos y le pregunté ‘¿por qué vas a cobrar, si mi marido trabaja en el campo agrícola?’, y me dijo que así cobraba a las que atendía, que a él no lo mandaba el centro de salud; pagué. Siempre me engañan porque yo no sé.”

Me hizo el Papanicolau y tardó seis meses para entregarme el resultado y la enfermera salió a la puerta y me lo entregó, y había mucha gente y me dijo que salí con infección, y me lo dijo delante de la gente.

Una de las consecuencias más graves de la lejanía de los servicios de salud es el riesgo en que se colocan ante una posible enfermedad, aun cuando está demostrado que detectado a tiempo el cáncer es curable. La falta de personal de salud especializado en la revisión de laminillas es una constante en esta zona.

Es común que la migrante jornalera padezca enfermedades gastrointestinales, desnutrición e intoxicaciones causadas por los agroquímicos empleados en el campo de cultivo, lo que, aunado al desgaste por exceso de trabajo, en ocasiones ha producido abortos.

Respecto de la planificación familiar la gravedad de los casos documentados por estas mujeres amerita un análisis institucional sobre las razones por las cuales se hace caso omiso al consentimiento informado, uno de los avances que la sociedad civil organizada ha demandado desde los años 70. Lamentablemente, el acceso a la seguridad social es uno de los derechos más restringidos. A finales de 2006, un estudio del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación señaló que a pesar de las reformas realizadas al reglamento del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mediante las cuales se obliga a atender a las trabajadoras del campo y otorgarles el derecho a la atención médica, hospitalización y guarderías, en el Valle de San Quintín sólo la mitad de ellas (y ellos) estaban registradas como derechohabientes; únicamente existían 10 guarderías para el cuidado de hijos menores de cinco años.

Que no se aplique el citado reglamento obedece, en gran parte, a la resistencia de los empresarios agrícolas, quienes han promovido amparos para protegerse del incumplimiento de este derecho. Además, funciona bien la amenaza de despido para quienes insistan en ser afiliados al IMSS.

No obstante, las indígenas del Valle de San Quintín han visto una luz de esperanza desde el momento en que han tomado conciencia de su situación y adaptado sus costumbres –que determinan el pudor y la vergüenza como propios de su cultura– para favorecer el cuidado de su salud. Sin embargo, no han cambiado ni se han flexibilizado las prácticas médicas en la detección y atención del cáncer cérvico-uterino.

El Colectivo para la Promoción del Desarrollo Integral Jesús Rubiell, AC, y Mujeres por un Nuevo Amanecer reconocen que existen convenciones internacionales que nuestro país ha suscrito obligándose a respetar los derechos de las mujeres y eliminar la violencia basada en el género, y que también hay leyes nacionales y estatales, así como normas oficiales de salud.

Los grupos organizados de mujeres indígenas cada día toman conciencia de sus derechos y de que pueden ser las mejores aliadas en la implementación de programas –especialmente orientados a la mujer y vigilados socialmente por ellas– y políticas públicas con perspectiva de género e interculturalidad, para hacer real el derecho a una vida libre de todas las formas de discriminación, una vida con justicia y dignidad.

 

  • Testimonio
    Alfredo
    Soy testigo de el atraso tan terrible que sufre esta comunidad, aunado a el hecho de que es uno de los lugares mas alejados desde el centro de la republica mexicana, los productores agricolas explotan desmedidamente a los trabajadores, que llevan desde los pueblos mas pobres de Oaxaca y Chiapas sin ningun tipo de prestación y nadie hace nada. Estuve viviendo cerca de medio año es ese lugar y llegue a estimar mucho a estas personas que aunque son de condicion muy humilde, son gente trabajadora y honrada, que ven en este tipo de trabajos y circustacias su único medio de subsistencia, siendo casi imposible, que sus hijos estudien más allá de la educación básica. Ojalá las autoridades algan algo para lograr una mayor igualdad entre todos como hermanos mexicanos.
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

La Llorona

La Llorona

José Cueli

La Llorona, como todos los días de muertos, viajó de Chimalhuacán hasta San Ángel a buscar al Zincuatle. La Llorona no encuentra a su amante que le ha dejado una cauda de hijos muertos y vencidos. Hijos que se remontan a las luchas por la Independencia de México, la Revolución Mexicana y la guerra de guerrillas que actualmente se libra en nuestro país. Guerra que día a día deja una nueva serie de hijos muertos. Una madre, la Llorona, que es todas las madres que lloran a sus hijos. De septiembre a noviembre se intentarán elaborar los duelos que recorren nuestra historia. Como secuela de esta neurosis traumática, las pérdidas siguen y seguirán. El dolor que no cesa.

No queda de otra a los marginados, a los vencidos que identificarse con su padre ausente el Zincuatle, que enamorarse del espectro de la Llorona, vestida en la espera con su chal negro bordado de colores yerbabuena, mandarina, aguacate y granada en el que resaltan esos ojos madera café con leche y unos labios voluptuosos que día con día pierden sensualidad pero recuperan la vida. La Llorona viaja por la ciudad arrastrada por remolinos invisibles, recostada en su cama de arena, en la tierna promiscuidad en espera, espera… enloquecida de dolor como alma en pena, turbando el sueño de los habitantes de la capital con su llanto desgarrado y el ritmo melancólico de sus ayes.

La Llorona flaca y macilenta, desnutrida y muerta de hambre, al llegar a San Ángel al filo de la media noche se arrodilla mirando a oriente, sin encontrar a su enamorado. Al que quiere y odia y resulta el padre de los hijos que abortó en diversas formas. Al ver que algunos de sus hijos la ubican y tratan de alcanzarla, se desvanece y desmayada se regresa hacia el viejo lago de Texcoco entre gemidos mudos. Ella sabe que las ideologías religiosas y la entrega de sus hijos a esas creencias que son proporcionales al desprecio que ejercen sobre ellos, les paralizan su capacidad reflexiva y conducen a experimentar los afectos y sensaciones más extremos: horror, terror, odio al transgresor, indefensión y confusión, en suma crueldad y pérdida del juicio crítico.

Los hijos de la Llorona, la más tierna con su Zincuatle, van cargados de amargura. Si sus verdugos de manos sucias creyeron que sepultando a los muertos clandestinamente o en cunetas, la barbarie sería escondida, se equivocaron. Los cegó su brutalidad e ignorancia. Los muertos retornan, porque las heridas aún supuran en los hijos de sus hijos y los duelos se tornan inelaborables, pero sobre todo, porque los espectros siempre retornan. La Llorona sabe que en el inconsciente nada se borra, lo escondido siempre regresa y lo no elaborado sigue ejerciendo efectos traumáticos. Pretender que los asesinatos en masa y la desaparición de seres humanos se olviden por decreto no es solo una atrocidad, sino un manejo perverso del dolor humano.

Así como los espectros retornan las voces de los poetas como León Felipe o las leyendas de La Llorona resuenan más fuerte que nunca junto al clamor de los vencidos que buscan reparar las heridas y aún esperan un poco de consuelo de la madre afectada ante el dolor. La Llorona deja al Zincuatle y se pierde en un caballero español don Quijote, un vencido, un marginado, que supo del dolor de la cárcel y al que le canta León Felipe:

Por la manchega llanura/ se vuelve a ver la figura, de don Quijote pasar/ va cargado de amargura/ va vencido el caballero de retorno a su lugar/ cuántas veces, don Quijote, por esa misma llanura/ en horas de desaliento te miró pasar/ ¡y cuántas veces te gritó, hazme un sitio en tu montura y llévame a tu lugar/ hazme un sitio en tu montura/ caballero derrotado/ hazme un sitio en tu montura/ que yo también voy cargado de amargura y no puedo batallar/ ponme a la grupa contigo/ caballero del honor/ ponme a la grupa contigo/ y llévame a hacer contigo/ pastor/ por la manchega llanura/ se vuelve a ver la figura/ de don Quijote pasar.

LO QUE LA GENTE PIENSA

dolor y muerte.

  • hector ventura
    Cuanto dolor cuanta muerte.Nuestra relidad de cada dia. extraordinario texto.
  • el narco y la ford
    hector ventura
    se imaginan un cordero haciendo algo a favor de las lobo? de fabula.
  • ¿Por que llora la llorona?
    luis alonso
    Por que no tiene conocimientos ni aprendizajas que le permitan entender lo que sucede y así tomar las decisiones que debe para salvar a sus hijos, no llora por el esposo perdido y en Rosinante se quiere montar para sentir que su dolor puede sanar.Excelente, Sr. José Cueli.
Publicado en Bajo la Lupa, Balance de la Jornada, El Despertar, Mar de Historias | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Más de un centenario de la revolución educativa

Más de un centenario de la revolución educativa

Gabriela Rodríguez

En este mes poco se habla de la revolución educativa, del movimiento cultural que se inició con Benito Juárez en 1856 y fue construido durante décadas hasta que estalló la revolución armada.

En aquellos tiempos –nos ilustra la historiadora Josefina Zoraida Vázquez– los constituyentes se habían formado durante la guerra de Independencia y tenían una visión educativa de altas miras: valoraban la instrucción pública como medio prioritario para superar las desigualdades y extender las libertades. Más de 80 por ciento de la población era analfabeta, la responsabilidad de la nueva nación apostaba a tomar el papel que había sido desempeñado por el clero; el artículo 3º de la Constitución de 1857 afirmaba que la enseñanza es libre, y el Estado no tendría que asumir un papel vigilante. Ignacio Ramírez, El Nigromante, fue un elocuente defensor de la libertad de enseñanza como derecho natural y se mostró enemigo de cualquier interferencia. No debía limitarse y si quedaba algún temor, la única forma de superarlo y de vencer al clero sería mejorando nuestras escuelas y multiplicándolas, si los católicos tienen una, nosotros tengamos 10.

Pero la condena implacable del papa Pío IX radicalizó las posiciones; se llegó a interpretar que el motivo principal de la guerra por las Leyes de Reforma fue promovida y sostenida por el clero para sustraerse de la dependencia a la autoridad civil. Sin posibilidad de coexistencia, el dilema parecía ser: o el Estado o la Iglesia. Después del triunfo de Juárez, el 2 de diciembre de 1867 se redactaba la Ley Orgánica de Instrucción Pública, la cual establecía la educación primaria gratuita y obligatoria para los pobres. La enseñanza religiosa desapareció del plan de estudios. Los liberales dieron gran impulso a la educación femenina, aunque otorgaban mayor influencia a la masculina.

En 1873, Sebastián Lerdo de Tejada incorporó las Leyes de Reforma a la Constitución; establecía el laicismo en todo el país mediante un decreto que expresaba que la instrucción religiosa y las prácticas oficiales de cualquier culto quedaban prohibidas en todos los establecimientos de la Federación, de los estados y de los municipios. Se enseñará la moral en los que por la naturaleza de su institución, lo permitan, aunque sin referencia a ningún culto. La infracción sería castigada con multa gubernamental de 25 a 200 pesos, y con la destitución de los culpables, en caso de reincidencia. Con la llegada de Porfirio Díaz a la presidencia, los ministros de Justicia e Instrucción Pública continuaron su firme tarea de extender la educación y reformar la enseñanza para hacer mejores ciudadanos para el futuro.

Hacia 1880 el diputado Justo Sierra logró adicionar a la ley que los estados adoptarán para su régimen interior, la forma de gobierno republicano, representativo, popular y la enseñanza primaria, laica, general, gratuita y obligatoria. Se buscaba uniformar la instrucción de todo el país y se formaron escuelas normales y preparatorias, se incorporaron las Bellas Artes a la Secretaría de Instrucción Pública. Para 1908, Justo Sierra concebía la tarea educativa como medio de integración nacional, por ello debía ser educativa más que instructiva: La educación primaria que imparta el Ejecutivo de la Unión será nacional, esto es, se propondrá que en todos los educandos se desarrolle el amor a la patria mexicana y a sus instituciones, será integral, es decir, tenderá a producir simultáneamente el desenvolvimiento moral, físico, intelectual y estético de los escolares; será laica o, lo que es lo mismo, neutral respecto a todas las creencias religiosas, y se abstendrá en consecuencia de enseñar o atacar ninguna de ellas; será además gratuita. Justo Sierra pasó a ser un escéptico después de haber sido defensor a ultranza del positivismo, fue dejando la visión que valoraba el método experimental como único criterio de verdad para admitir otros métodos científicos para el estudio del hombre y la cultura. En 1910 coronó sus ideales educativos con la creación de la Escuela Nacional de Altos Estudios y de la Universidad Nacional de México. (Josefina Zoraida V., Nacionalismo y educación en México. El Colegio de México, 1970.)

No sabemos hasta qué punto la instrucción pública de esos tiempos contribuyó al descontento de las clases populares y de un sector de la clase media, pero no hay duda de que los maestros jugaron un papel crucial en el movimiento armado. La educación laica y la enseñanza libre fueron logros irreversibles que sustentaron la exigibilidad de los derechos ciudadanos y el avance cultural de México. El proyecto no retrocedió, sino que fue confirmado al término de la Revolución y caminó hacia adelante varias décadas, tema que retomaré en mi próxima colaboración. Lo indignante es que 100 años después, la educación se deteriorara tanto, que la Iglesia esté recuperando una influencia decisiva en las políticas de algunas entidades, que los cardenales hayan concentrado tanta riqueza, lujos y sirvientas (o servidumbre, como llama Sandoval Íñiguez a las religiosas que lo atienden) y pretendan erigirse en árbitros de los procesos electorales, junto con las televisoras.

grodriguez@afluentes.org

Publicado en Noticias del Dia, Politica | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El aniquilamiento

El aniquilamiento

Luis Javier Garrido

La disputa entre PRI y PAN por el 2012, que divide cada vez más a los grupos oligárquicos, se traduce en un desastre institucional, pero no ha detenido el desmantelamiento de la nación y de cancelación de los derechos sociales de los mexicanos, en el que los dos partidos están de acuerdo, por su afán de servir a los intereses de las trasnacionales, como a los suyos propios, ya que para ambas formaciones políticas el poder es un botín.

1. Las divergencias entre el gobierno de facto de Felipe Calderón y el PRI, que aliados usurparon el poder en 2006, y ahora se hallan distanciados porque los panistas, tras dos periodos en Los Pinos, no quieren aceptar el principio de la alternancia política; sus diferencias no son en torno al proyecto de gobierno, porque ninguno lo tiene, sino sobre quién (de entre ellos) va a ocuparse del gobierno en esos seis años y disponer de los negocios que está dejando la privatización de la nación impuesta por grupos del exterior. El PRI tiene su candidato en Enrique Peña Nieto, y Calderón, aunque no lo tiene y conoce el repudio que hay en todo el país a que Acción Nacional siga en el poder, pretende imponer a cualquiera y crear las condiciones que se lo permitan. De ahí las disputas con los priístas por las elecciones locales, el Presupuesto de Egresos y para llenar las tres vacantes del Consejo General del IFE.

2. La designación de los nuevos consejeros electorales, que ha evidenciado la discordia entre panistas y priístas, ha mostrado también que el IFE es un botín de los partidos y que las elecciones de 2012 no van a ser democráticas, porque quien controle su Consejo General va a tener amplias posibilidades de influir en el resultado final, enviando al país una señal muy clara de lo que viene. Los consejeros van a ser por el principio de cuotas, porque los que aún están en la lista son gente de confianza los partidos, y ello no va a desprestigiar al instituto porque ya está muy desprestigiado: desde su nacimiento en 1990 ha tenido innumerables fallas.

3. La falta de acuerdo en torno a estas designaciones no es asunto menor, pues es reveladora de lo que acontece, ya que PRI y PAN están con su querella (aunque sea temporal) violando el marco legal al no haber hecho el nombramiento conforme al mandamiento que tienen, y al margen de cualquier ficción legislativa de que la sesión se puede prolongar eternamente. Por mucho que los priístas pretendan desdramatizar lo que acontece y simular que no hay un desencuentro en algo fundamental, sí lo hay, y es la disputa por el poder en 2012: tanto el PAN como el PRI quieren controlar el órgano responsable del proceso electoral de ese año.

4. La tesis que Calderón ha hecho suya, que le han vendido los halcones republicanos de Estados Unidos y sus consejeros del Partido Popular de España, es que el proceso mexicano de transición (no a la democracia, sino al neoliberalismo salvaje) tiene un obstáculo: la subsistencia del PRI como partido político (por el potencial nacionalismo que creen ver en él), y que no sólo es necesario impedir que regrese a Los Pinos, sino que es menester destruirlo para instaurar un bipartidismo, teniendo frente al PAN a una organización socialdemócrata (tipo europeo, es decir, de extrema derecha) que le suceda tras una refundación o fusión con lo que quede del PRD tras el próximo enfrentamiento.

5. Esta tesis del aniquilamiento del PRI la hizo suya también otro aspirante a llegar a Los Pinos, el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, quien se pronunció desde Madrid por acabar con el PRI, al que consideró un anacronismo (no se sabe si más que el PAN neofranquista), con el que preconiza se hagan alianzas, o que el PRD de los Chuchos (que no es otra cosa que una redición del PFCRN o ferrocarril de Rafael Aguilar Talamantes de los años 80, aliado al partido del gobierno). Ebrard insistió, sin embargo, en esa misma tesis: el PRI es una neblina que debe despejarse.

6. En esa tesitura de estar actuando como jefe de partido y no de lo que pretende ser como habitante de Los Pinos, Calderón es eco de la pretensión de otros grupos y juega con la posibilidad de que el PAN, ante la flacura de la caballada blanquiazul, postule para 2012, en alianza con el PRD, al ex rector Juan Ramón de la Fuente, quien ha estado en permanente campaña, y con tal de satisfacer sus ambiciones parece decidido a prestarse a cualquier cosa, para lo que ha abandonado su militancia priísta. Eso explica el absurdo que personificaron ambos el miércoles 3, que parece extraído de una obra de Ionesco, pues Calderón premió a De la Fuente con una presea inexistente por méritos también inexistentes y lo elogió por hechos acaecidos hace 11 años en los que le atribuyó virtudes inexistentes.

7. Vale la pena recordar estos hechos por lo que se dice. El movimiento estudiantil de 1999-2000, encabezado por el CGH, se opuso a la privatización de la UNAM, pretendida por el entonces rector Barnés, y De la Fuente, colaborador de Zedillo, quien fue designado, a finales de 1999 en la Rectoría, tras romper sin razón el diálogo que estudiantes y autoridades llevaban a cabo en el Palacio de Minería, lanzó a la entonces Policía Federal Preventiva contra los estudiantes, encarcelando a cientos, para después terminar dándoles la razón: echando abajo el plan de Barnés y cediendo en el pliego petitorio. La comunidad universitaria, a la que alude con ignorancia Calderón, reproduciendo las mentiras de la prensa de la época, había dado poco antes la espalda al plebiscito del rector, el que fue respaldado por poco más de 40 por ciento de académicos, a pesar de las presiones que se ejercieron sobre de ellos, lo que contribuyó al triunfo histórico de la huelga del CGH.

8. El fracaso del gobierno de facto de Calderón ha sido absoluto en cuanto a mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, y ello hace inverosímil la pretensión de los panistas de quedarse otros seis años, con candidato suyo o prestado, que para el caso sería lo mismo, pretendiendo engañar a los mexicanos seis años más.

9. Las cuentas positivas que el gobierno panista de facto pretende pasar a los consorcios trasnacionales por la aplicación de los programas de los manuales neoliberales requieren del aval del PRI: lo mismo para culminar la destrucción de Pemex o del IMSS que para imponer la contrarreforma laboral que cancelaría todo el derecho colectivo del trabajo. El desmantelamiento del Estado mexicano, en el que se ha empeñado Calderón con su supuesta guerra contra el narcotráfico y la cesión de las riquezas estratégicas al capital extranjero, no parece suficiente para garantizarle un respaldo desde el exterior para 2012, en particular tras la derrota de Obama en las pasadas elecciones legislativas que abren un escenario incierto en Estados Unidos, y ello le ha llevado a extremar la maniobrería política interna.

10. El gobierno actual busca perpetuarse en el poder, a pesar de su carácter depredador, y requiere exterminar al PRI y acabar con el movimiento de Andrés Manuel López Obrador que se perfila como principal alternativa política para 2012, y esa ambición parece mucha cosa para un grupo de tan poca importancia.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Legalizar la mariguana: cuestión de tiempo

Legalizar la mariguana: cuestión de tiempo

Ethan Nadelmann*

Foto

Estudiantes protestan por la violencia en Ciudad Juárez, el martes pasadoFoto Ap
L

a Proposición 19, iniciativa referente a legalizar la mariguana en California, no obtuvo mayoría de votos este martes, pero representa una victoria extraordinaria para el movimiento que persigue ese objetivo.

Lo más importante es la forma en que su sola presencia en la casilla, combinada con una campaña bien orquestada, ha transformado el diálogo público sobre la mariguana y la política referente a ella. La cobertura mediática, no sólo en California, sino en todo el país y el extranjero, ha sido excepcional en calidad y cantidad. Más personas sabían de la Proposición 19 que de cualquier otra medida sometida a referendo este año, no sólo en el estado, sino en todo Estados Unidos.

El debate está pasando de si se debe legalizar la mariguana a la forma de hacerlo. Un vocero de la campaña No a la 19 reconoció que hasta sus partidarios estaban divididos entre los que se oponían a la legalización y los que estaban en favor de ella pero desconfiaban de las disposiciones específicas de la iniciativa o de las amenazas del gobierno federal de bloquear su puesta en vigor.

La Proposición 19 elevó y legitimó el discurso público respecto de la mariguana. Es el número, pequeño pero en aumento, de funcionarios electos que la respaldaron o dijeron que votarían por ella, y las cada vez más frecuentes expresiones en privado de candidatos y funcionarios electos que lamentaban no poder manifestar en público su opinión favorable. Es el número cada vez mayor de organismos que declaran su aval.

La atención internacional, en especial en América Latina, ha sido extensa. Tanto el presidente mexicano Felipe Calderón como el colombiano Santos criticaron la Proposición 19, considerándola una prueba de la inconsistencia de la política estadunidense sobre las drogas. Pero la posibilidad de que la iniciativa ganara impulsó a ambos presidentes a llamar a un debate más abierto en torno a la legalización y otras alternativas a la política actual sobre narcóticos. Diplomáticos mexicanos criticaban en público la Proposición 19, pero en privado expresaban el deseo de que ganara. Nadie creía que una victoria de la iniciativa acabara de inmediato con el negocio de los violentos cárteles mexicanos del narcotráfico, pero todos reconocían que representaría un paso importante hacia la legalización de la mariguana en ambos lados de la frontera. Y que eso socavaría en definitiva a las organizaciones criminales, las cuales perderían su ventaja competitiva, de la misma forma en que el levantamiento de la prohibición del alcohol acabó a la larga con los destiladores clandestinos.

“Qué grandioso sería que California pusiera el ejemplo –dijo en una entrevista de radio el ex presidente mexicano Vicente Fox–. Dios quiera que se apruebe. Los demás estados lo tendrían que seguir.”

Ahora hay evidencia sólida y creciente de que la legalización de la mariguana es un tema que preocupa mucho a los jóvenes. Los dos principales partidos no tienen más opción que prestar atención, en especial cuando las lealtades políticas de los votantes jóvenes están por definirse. Los demócratas estiman, con razón, que el tema de la mariguana les puede acarrear más votos a ellos que a los republicanos. Al preguntársele qué podría atraer de nuevo a los jóvenes que votaron por primera vez por Barack Obama, el presidente del Partido Demócrata de California, John Burton, respondió con dos palabras: La yerba.

Es notable que Meg Whitman, candidata republicana a gobernadora de California, no hiciera campaña activa contra la Proposición 19, con toda probabilidad porque no deseaba alejar a los jóvenes que no se identifican con los demócratas, pero que tienen fuerte inclinación por legalizar la droga. Ciudadanos jóvenes de todo el espectro político se inclinan cada vez más por propuestas libertarias, en especial en temas como la mariguana.

La Proposición 19 ya puede reclamar una victoria sólida: el gobernador Schwarzenegger puso en vigor una ley que reduce la penalidad por la posesión de mariguana de la de un delito menor a la de una infracción que no merece arresto, como lo sería una de tránsito. No es asunto pequeño en un estado donde los arrestos por poseer mariguana llegaron a 61 mil el año pasado, más o menos el triple de la cifra de 1990.

La demografía, la economía y los principios favorecen la supresión de la prohibición de la mariguana. Más de la mitad de los electores de California menores de 50 años de edad dijeron que votarían por la Proposición 19, y probablemente lo hicieron. Los votantes más jóvenes están en su mayoría en favor, y los de mayor edad son los que más se oponen. Entre tanto, los argumentos económicos se volverán cada vez más convincentes. La mariguana no se va a legalizar a sí misma, pero el impulso crece como nunca entre estadunidenses de todo el espectro político que piensan que es tiempo de sacar la yerba del clóset y del sistema de justicia penal.

* Fundador y director ejecutivo de la Drug Policy Alliance (www.drugpolicy.org)

Traducción: Jorge Anaya

Publicado en INTERNACIONAL, México S.A., OBAMA Estados Unidos | Etiquetado , , , | Deja un comentario