Aprueban que el IMSS dé vales de medicinas a derechohabientes

Se infringió el artículo 60 del reglamento y el dictamen nunca fue elaborado en comisión

Aprueban que el IMSS dé vales de medicinas a derechohabientes

Sin defender la iniciativa en tribuna y con un cúmulo de ilegalidades, PRI-PAN-PVEM se imponen para favorecer a una familia y dejar a la gente sin fármacos, señala Itzel Castillo

Foto

Legisladores de PRD y PT se manifiestan en contra del proyecto de decreto que modifica el artículo 91 de la Ley del Seguro Social, denominada ley SimiFoto Francisco Olvera
Ciro Pérez, Enrique Méndez y Roberto Garduño
Periódico La Jornada
Miércoles 27 de octubre de 2010, p. 40

Ni en sus mejores tiempos la aplanadora PRI-PAN en la Cámara de Diputados había funcionado tan bien: sin defender desde la tribuna la iniciativa de reforma al artículo 91 de la Ley del Seguro Social, para otorgar vales de medicinas a los derechohabientes que no existan en farmacias del instituto, aprobó por mayoría una de las promesas electorales del Partido Verde, hasta hace 10 años aliado de Vicente Fox y su partido, y ahora converso al priísmo.

La aprobación del vale de medicinas, que tantos dividendos dio a los verdes en la elección de 2006, se cocinó el lunes en la Junta de Coordinación Política, donde el PRI presionó al PAN colocando como manzana de la discordia el reparto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2011. Ayer el PRIAN y su apéndice, el PVEM, ignoraron los argumentos de los legisladores del Partido del Trabajo y del PRD, que calificaron de agravio al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) la entrega de vales, porque sólo se beneficiarán las cadenas de farmacias de la familia González Torres, que usufructúa el logotipo de ese partido.

Desde el inició de la sesión, la petista Laura Itzel Castillo presentó una moción de orden al considerar que el procedimiento de votación del dictamen era desaseado. “Se infringe el artículo 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, toda vez que es evidente que el dictamen nunca se elaboró en la comisión a la cual le correspondía, y tampoco se llevó a cabo el procedimiento para la votación.

Se encarecen aún más los medicamentos, que lo que están haciendo es dejar a la gente en este país sin medicinas. Que están planteando que sea a través del mercado, que van a cerrar las farmacias del IMSS, que es un proceso de privatización que favorece a una familia en específico. Estamos hablando de un mercado de 30 mil millones de pesos.

El descontento en el salón de plenos entre perredistas se incrementaba al grado que Emilio Serrano (PRD) intentó involucrar a Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la mesa directiva en lo que llamó desaseo legislativo imperante en el salón de plenos: le pido respetuosamente que no manche su imagen, su prestigio, dando cabida a una ilegalidad. Está a todas luces visto que este procedimiento no es legal.

Ramírez Marín replicó sereno y lacónico: aprecio encarecidamente las expresiones de los señores diputados respecto a mi persona. Y sometió al pleno la propuesta de reforma a la ley, promovida por el vicecoordinador del Partido Verde, Pablo Escudero Morales:

En caso de que por cualquier circunstancia las farmacias del IMSS no cuenten con el abasto suficiente para surtimiento de las recetas, sujeto a la disponibilidad presupuestaria del instituto, se procederá al surtimiento de las mismas utilizando cualquier medio de cambio electrónico o convencional, como vales, bonos, tarjetas u otro mecanismo oficial.

Éste es un cúmulo de ilegalidades, señaló Porfirio Muñoz Ledo (PT), quien adujo que el procedimiento “se ciñó a la ilegalidad. Ha sido un dictamen hecho al margen de la Ley Orgánica, del Reglamento y de las normas. Encima, se nos impone la reforma a tres artículos; uno sustantivo y dos transitorios, conforme un procedimiento, que es aplicable sólo en el caso de un solo artículo. Que se voten conjuntamente. Esta nueva redacción es lo que llaman los abogados las ‘cláusulas borrachas’: no se sabe ni dónde comienzan ni dónde terminan.

El asunto de fondo no lo cambia esta modificación; es para apaciguar algunos ánimos. Que el consejo técnico del Seguro Social vea normas de carácter general y verifique si hay presupuesto suficiente no cambia la sustancia. Desgraciadamente, a veces se combinan abogados empresariales ávidos con dirigentes obreros no muy correctos, y se multiplican los beneficiarios de la corrupción. El asunto de fondo es una privatización de un servicio público directo que por la Ley del Seguro Social debe ser otorgada por la institución.

Por su parte, Alejandro Encinas, coordinador del PRD, reveló los intereses del PVEM. No se trata de satisfacer compromisos de campaña o alianzas electorales. El fondo radica en el futuro de la seguridad social y la pretensión de desmantelar no sólo una institución precursora del estado de bienestar, sino iniciar un proceso de privatización para trasladar recursos públicos a particulares.

Ningún argumentó en contra fue válido. El contenido de la propuesta se mantuvo, ningún diputado del PRI, PAN y PVEM subió a tribuna para defenderlo. Pero la fuerza de ese bloque se manifestó con la votación en favor de los vales de medicinas: 303 por el sí, 62 en contra y 23 abstenciones.

Esta entrada fue publicada en Politica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s