El porque de algunos sentimientos humanos..mirá!

El porque de algunos sentimientos humanos..mirá!


¿Por qué se nos pone la piel de gallina?


La piel de gallina, o la carne de pato que dicen los ingleses, es una especie de erizamiento de los poros de la piel que nos recuerda a esas aves una vez desplumadas.

Pero, ¿qué provoca la piel de gallina? ¿cuál es el mecanismo?

La piel de gallina es la respuesta a ciertos estímulos:

# sobresalto o susto
# frío
# estremecimiento o alteración en el ánimo

Aunque, en realidad, las tres se refieren a un descenso de temperatura corporal, ya sea tanto por causas ambientales como por causas internas, ya sea por los escalofríos provocados por el miedo o los nervios o por la sensación sentimental intensa como una música un aroma o cualquier otra circunstancia que nos emociona.

El funcionamiento es el siguiente:

En la parte más profunda de la dermis se encuentran las glándulas sudoríparas, el tejido graso, los bulbos pilosos y una fina musculatura que opera sobre los poros, dilatando y contrayendo esos diminutos esfínteres con la finalidad de mantener la temperatura. Si hay un exceso de calor se abren para liberar sudor y contribuir al enfriamiento corporal por evaporación. Si hay una falta de calor (frío) se contraen y cierran para evitar la pérdida de más calor.

Cuando este grupo muscular —llamado musculus erector pili o músculo horripilador— se contrae, el poro se cierra, la piel forma un bultito alrededor del folículo y el pelo se eriza, dando como resultado la piel de gallina.

Este reflejo es en el hombre un resíduo de antaño, pues nuestro cuerpo no está tan cubierto de pelo como en tiempo prehistóricos, pero en muchos animales peludos es un mecanismo muy útil para mantener el calor, pues al erizarse el pelaje se hincha en su conjunto y proporciona una capa aislante de tamaño mucho mayor.

Por otro lado, el sobresalto o susto que desencadena este mecanismo forma parte de la respuesta de huir o luchar que se presenta ante una amenaza. El erizamiento del pelo proporciona un mayor tamaño que ayuda a intimidar al oponente. Al respecto recordar el erizamiento de pelo y los bufidos de un gato amenazado, la postura erguida del oso o las membranas del cuello del lagarto de Kingy (sí, por eso acompaña una imagen del lagarto a esta entrada, por si se lo preguntaba algún curioso), artificios destinados todos ellos para ofrecer un aspecto más amenazador. Como el que debieron ofrecer nuestros ancestros con el vello corporal erizado.

¿Por qué lloramos?

El derramamiento de lágrimas debido a las emociones es algo exclusivo de los seres humanos. En el pasado, los investigadores han sugerido que el llanto ayuda a transportar y eliminar sustancias químicas de estrés del cuerpo, o que simplemente nos hace sentir mejor, o que permite que los bebés nos den señales cuando éstos enfrentan problemas de salud.

Ahora Hasson señala que cuando las lágrimas enturbian la visión, éstas fácilmente pueden apaciguar el comportamiento agresivo al descapacitarnos. Como tales, las lágrimas son una señal de vulnerabilidad, una estrategia que puede obligar o afectar a otros emocionalmente más cerca de usted.

Hasson sugirió que el uso de lágrimas podría ayudar a construir y fortalecer relaciones personales. “Por ejemplo, usted puede llorar, mostrando sus lágrimas a un agresor, y potencialmente obtener la misericordia de su enemigo, o puede atraer la simpatía de los demás, y tal vez ganar la asistencia estratégica de otros”, dijo Hansson.

Además, al compartir las lágrimas con los demás “si usted puede obtener una demostración mutua de ‘defensas bajas’, eso significa que ‘podemos confraternizar’, muestra que somos realmente amigos que compartimos las mismas emociones”, dijo Hasson. “Esto es propiamente humano”.

“Por supuesto”, agregó Hasson, “la eficacia de este comportamiento evolutivo siempre depende de con quién estés en el momento de llorar esas lágrimas, las cuales probablemente no serían efectivas -por ejemplo- en lugares como en su trabajo, donde tradicionalmente se espera que usted oculte su estado emocional”.

Por que reimos?


La risa está localizada en la zona prefrontal de la corteza cerebral, la parte más evolucionada del cerebro. En esta zona, según los expertos, reside la creatividad, la capacidad para pensar en el futuro y la moral. Sin embargo, conforme cumplimos años y se nos supone más sabios, perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por la risa, de buscar la carcajada o de encontrar la parte cómica a las situaciones. Por eso, hay veces que conviene aprender a reír, o a recordar cómo se reía.

La risa es la reacción biológica de los humanos a momentos o situaciones de humor: una expresión externa de diversión. La risa se puede clasificar en función de duración y de su tono: desde la risita nerviosa, caquino, carcajada, risotada, cascabeleo, hipido.

Algunos estudios demuestran que la risa varía en función del género: las mujeres tienden a reírse de una forma más cantarina, mientras que los hombres tienden a reírse bufando o gruñendo. Los bebés empiezan a reírse hacia los cuatro meses de edad. El filósofo John Morreall sostiene que el origen biológico de la risa humana puede estar en una expresión compartida de alivio tras pasar el peligro. La laxitud que sentimos tras reírnos puede ayudar a inhibir la respuesta agresiva, convirtiendo la risa en un signo de conducta que indica la confianza en los compañeros.

Efectos físicos de la risa:

Ejercicio: Con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.

Limpieza: Se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Además, elimina las toxinas, porque con el movimiento el diafragma produce un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas.

Oxigenación: Entra el doble de aire en los pulmones, dejando que la piel se oxigene más.

Analgésico: Durante el acto de reír se liberan endorfinas, los sedantes naturales del cerebro, similares a la morfina. Por eso, cinco o seis minutos de risa continua actúan como un analgésico. De ahí que se utilice para terapias de convalecencia que requieren una movilización rápida del sistema inmunológico.

Rejuvenecedora: Rejuvenece al estirar y estimular los músculos de la cara. Tiene, además, un efecto tonificante y antiarrugas.

Previene el infarto: El masaje interno que producen los espasmos del diafragma alcanza también a los pulmones y al corazón, fortaleciéndolos.

Facilita el sueño: Las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio

Efectos psicológicos de la risa

Elimina el estrés: Se producen ciertas hormonas (endorfinas y adrenalina) que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos.

Alivia la depresión: Nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas.

Proceso de regresión: Puede generar un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, generalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa.

Exteriorización: A través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimientos. A veces es percibida como una energía que urge por ser liberada, sobre todo cuando necesitamos reír y la situación social no lo permite.

Reírse es una función biológica necesaria para mantener el bienestar físico y mental. Es una forma excelente para lograr la relajación, abrir nuestra capacidad de sentir y de amar.

Por Qué Dormimos?


Como el campo de investigación del sueño todavía es relativamente nuevo, los científicos aún tienen que determinar exactamente por qué las personas duermen. Sin embargo, ellos saben que los humanos deben dormir y, de hecho,las personas pueden sobrevivir más tiempo sin comida que sin dormir. Y las personas no están solas en esta necesidad – mamíferos, reptiles y aves, todos duermen.

Los científicos han propuesto las siguientes teorías acerca de por qué los humanos requieren del sueño:

* Dormir puede ser una forma de recargar el cerebro. El cerebro tiene una chance de apagarse y reparar neuronas y ejercitar conexiones neuronales importantes que de otro modo podían deteriorarse debido a la falta de actividad.
* Dormir le da al cerebro la oportunidad de reorganizar datos para ayudar a encontrar una solución a un problema, procesar nueva información aprendida y organizar y archivar memorias.
* Dormir baja la tasa metabólica y el consumo de energía de una persona.
* El sistema cardiovascular también tiene un descanso durante el sueño. Los investigadores han encontrado que las personas con presión arterial normal o elevada experimentan una reducción del 20 al 30% en la presión arterial y una reducción del 10 al 20% en el ritmo cardíaco.
* Durante el sueño, el cuerpo tiene una oportunidad de reemplazar químicos y reparar músculos, otros tejidos y células envejecidas o muertas.
* En los niños y los adultos jóvenes, las hormonas del crecimiento se liberan durante el sueño profundo.
* Cuándo una persona se duerme y se despierta es determinado en gran parte por su ritmo circadiano, un ciclo día-noche de unas 24 horas, Los ritmos circadianos influyen el momento, cantidad y calidad del sueño

Para muchos mamíferos pequeños como los roedores, dormir tiene otros beneficios particulares, ya que provee la única oportunidad real para el descanso físico, y confina al animal al aislamiento térmico de un nido. En estos aspectos el sueño conserva mucha energía en tales mamíferos, particularmente pues el sueño puede transformarse en un sopor, a través del cual la tasa metabólica cae significativamente por unas cuantas horas durante el período de sueño. Por otra parte, usualmente los humanos pueden descansar y relajarse en forma bastante adecuada durante la vigilia, y sólo hay un modesto ahorro extra de energía a ganar al dormir. Nosotros no entramos en sopor, y la caída en la tasa metabólica para un adulto humano durmiendo en lugar de descansando pero despierto, es sólo alrededor de 5-10%.

Más del 20% de los Americanos son trabajadores por turnos que trabajan y duermen contra los ciclos naturales sueño-vigilia de sus cuerpos. Mientras que el ritmo circadiano de una persona no pueden ser ignorado o reprogramado, el ciclo puede ser alterado por la coordinación de actividades como siestas, ejercicio, tiempo de dormir, viaje a una zona horaria diferente y exposición a la luz. Cuanto más estable y consistente es el ciclo, mejor duerme la persona. Incluso se ha encontrado que el trastorno de los ritmos circadianos causa manía en las personas con desorden bipolar.

Por que soñamos?

Soñamos por que en el cerebro ocurren unos cambios químico , donde el celebro se activa y hace un recuento de algunas vivencias o sucesos que ocurrieron en el transcurso del dia .Se le conoce a la etapa del soñar con el nombre de REM, por sus siglas en ingles , en español movimiento rapido de los ojos , en esta etapa mientras el cuerpo se encuentra en una relajación total , el cerebro se activa y el unico movimiento registrado es el de los ojos todo los demas órgano trabajan lento esto ocurre debido a que el tronco cerebral bloquea nuestras neuronas motrices de manera que no podemos tener movimiento del cuerpo.El sueño conyeba un ciclo que consta de 4 etapas ( estadio 1 o vigilia del sueño, estadio 2 o etapa lijera o sueño liviano, estadio 3-4 sueño profundo, estadio REM.Para lograr un buen dormir se debe completar este ciclo consecutivamente de 4 a 6 veces durante la noche.Este ciclo debe tener una duración de entre 90-120 minutos.

Algunas personas logran de alguna manera controlar sus sueños por lo que se vuelve casi una adicion para ellos el llegar a dormir , estas personas tiene la facilidad para recordar uno y cada uno de sus sueños por lo que les conoce como soñadores lucidos , estas personas logran manipular sus sueños donde experimentan el poder volar y viajar a otras partes donde tal vez nunca an estado.Logran mantenerse cociente durante el sueño.El por que soñamos fue descubierto desde 1953 en Chicago y todavía faltan muchos misterios por descubrir.

¿Por qué se produce el hipo?

El principal protagonista en el proceso fisiológico del hipo es el diafragma, un músculo que separa los pulmones de los órganos que tenemos en la panza.

Este participa directamente en los movimientos respiratorios; al contraerse hace posible la entrada de aire y la espiración ocurre al revés. A veces los músculos abdominales presionan de forma excesiva sobre el diafragma (por ejemplo después de comer o beber mucho, o tras inhalar humo), lo que hace que se distienda de forma anormal. Esto trae como consecuencia que la respiración se altera, y se sucede una serie de contracciones espasmódicas en el diafragma, que provocan inspiraciones y espiraciones incompletas.

Esto es el hipo, el gran aumento de presión del aire en los pulmones, producido por las convulsiones del diafragma. El cierre de la glotis que las acompaña es el causante del característico sonido del hipo. La glotis es la abertura superior de la laringe, esta ultima es el órgano de la voz.

¿Cómo se para? El susto es bueno, ya que restaura la respiración a su forma habitual, lo del vaso dado vuelta es mentira. Uno que a mi me funciona siempre, es aspirar aire, con el cuerpo bien derecho, pero se tiene que aspirar hasta que no entre mas, y después se lo larga lentamente, ese truco nunca me falla, ya que hace presión sobre el diafragma y se anula la anomalía que hay en él.

Por que tenemos miedo?

El miedo es una emoción dolorosa, excitada por la proximidad de un peligro, real o imaginario, y que está acompañada por un vivo deseo de evitarlo y de escapar de la amenaza. Es un instinto común a todos los seres humano del que nadie está completamente libre. Nuestras actitudes ante la vida están condicionadas en gran medida por esos temores que brotan de nuestro interior, en grados tan diversos que van desde la simple timidez hasta el pánico desatado, pasando por la alarma, el miedo y el terror.

A los seres humanos se nos lastima desde la infancia. Todos hemos padecido la presión, con su sentido de la recompensa y el castigo. Se nos dice algo que nos causa enojo y nos lastima. Se nos hiere desde la infancia y por el resto de nuestra existencia cargamos con esa herida, temerosos de que se nos vuelva a lastimar o tratando de que no se nos lastime, viviendo una forma de resistencia. Nos damos cuenta, pues, de estas heridas y que por ellas creamos una barrera alrededor de nosotros, la barrera del miedo.

Por qué sentimos hambre?


El hambre suele aparecer cunado han mas horas de lo habitual, sin recibir alimento. Se producen en el estomago contracciones dolorosas o por lo menos molestas. Además suele acompañarse de sensación de debilidad general. La sensación de hambre puede calmarse momentáneamente ingiriendo agua, fumando o apretando el citaron.

El apetito acompaña habitualmente a la sensación de hambre, pero con mayor frecuencia, experimentamos apetito antes de experimentar hambre. Aunque el apetito puede ser modificado por la cantidad de elementos nutritivos a que tienen acceso las células, el estado de las funciones digestivas, el funcionamiento de las glándulas de secreción interna y del sistema nervioso vegetativo, su factor principal es psíquico.

Estos factores psíquicos son habitualmente el recuerdo de sensaciones placenteras del gusto y el olfato relacionados con los alimentos que aprendimos a gustar en la infancia. Hemos observado casos en que el estimular al niño a comer con exceso puede transformarlo mas tarde en un niño con problemas de sobrepeso, pues queda la costumbre de ingerir mucho alimento. A veces el apetito aumenta cuando una persona esta tensa, ansiosa o descontenta con su suerte o se siente frustrada. En dichas personas el comer resulta una compensación que aminora su malestar psíquico.

Experimentos con animales y observaciones con seres humanos han llevado a la conclusión de que hay en el hipotálamo (zona del encéfalo situada en la base del cerebro), un centro que estimula el apetito y otro inhibitorio (centro de saciedad) que actúa sobre el primero para impedir una alimentación excesiva.

Se cree que estos centros reaccionan ante la diferencia de cantidad de glucosa en sangre arterial y sangre venosa, aunque también parecen influir los aminoácidos y grasas que se hallan en la sangre. (Se recomienda el centro del apetito cuando, por haber pasado cierto tiempo sin comer, la diferencia de glucosa en sangre arterial y venosa es pequeña. Cuando se come, se produce mayor diferencia y esto estimula el centro de saciedad.)

Por que sentimos sed?


Cuando sentimos sed, es una llamada de emergencia de nuestro cuerpo avisándonos que necesita agua. No debemos esperar a sentirla, tomando 2 litros de agua diariamente evitaremos que nuestro cuerpo se deshidrate.

El agua constituye el alimento fundamental e indispensable para cualquier ser viviente.

Cuando sentimos la boca seca es debido a que el cuerpo, a falta de líquido utiliza el agua de algunas glándulas que la usan en exceso o es menos indispensable. Esta señal se convierte en un mensaje que llega al cerebro y éste a su vez lo transforma en mensaje de sed. No todas las señales de las mucosas deshidratadas se traducen en una sensación de sed; sólo lo hacen aquellas que provienen de unos receptores situados en la lengua y alrededor de las glándulas salivares.

Hay otro tipo de señales que procede de la sangre y se produce cuando aumenta en ella el nivel de azúcares o de algunas sales (sodio o cloro).

Ésta es la causa por la cual sienten demasiada sed los diabéticos y todos aquellos sujetos que han ingerido un alimento muy salado. (En los bares o restaurantes ofrecen botanas saladas para provocar la sensación de sed y que tú consumas más bebidas).

Normalmente eliminamos el agua a través de la orina, sudor, heces y la respiración; eliminamos alrededor de 700 ml de agua, esta cantidad se incrementa dependiendo de la actividad que realizamos, por ejemplo: un jugador de fútbol llega a peder hasta 2 litros de agua durante el partido, un ciclista pierde hasta 4 litros de agua en una carrera.

Existen algunas creencias de que sí bebemos más agua sudaremos más, esto es falso así como, que es malo beber agua inmediatamente después de haber hecho ejercicio y sudado en exceso, es indispensable reponer el agua perdida, evitando bebidas heladas cuando estemos muy acalorados.

Perdemos muchos líquidos cuando tenemos diarrea o vómito, esto es muy peligroso sobre todo en niños pequeños porque se presenta la deshidratación.

Para que estés bien:

* Bebe como mínimo 2 litros de agua al día, de preferencia natural, ya que los refrescos provocan un sed falsa, por su elevado contenido de azúcares o sales
* Si practicas algún deporte, procura reponer el agua perdida; existen algunas bebidas energéticas, que además, de reponer el agua, reponen las sales y minerales que has perdido. Sin embargo, estas bebidas no están recomendadas para aquellas personas que no hacen ejercicio
* Si tienes diarrea o vómito es indispensable que recuperes el agua eliminada por estos medios, de preferencia bebidas salinas con el fin de recuperar las sales eliminadas.

Por qué sentimos dolor?

En una zona del cerebro conocida como “matriz del dolor”, se conjuntan diversas sustancias que libera la médula ósea y que conforman tanto el dolor físico como el emocional, debido a que el sistema nervioso central (SNC) no distingue uno del otro, “para él simplemente es dolor y lo ubica en una misma zona”.

El Dr. Vinicio Granados Soto, investigador del Departamento de Farmacología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), explicó que ambos tipos de dolor se activan en la mismas áreas del cerebro, no obstante que el dolor físico está más ligado a sensaciones asociadas a tejidos como piel, órganos o cualquier parte del cuerpo.

En tanto, los estímulos del dolor emocional provienen del sistema límbico, si bien, ambos corresponden a señales de alerta ante riesgos, malestares, enfermedades o peligros.

El especialista explicó que el dolor se produce mediante neuronas especiales a las que se denomina aferentes primarias, capaces de extraer información proveniente tanto de manera externa como interna en forma de estímulos nocivos como la presión, punción, temperatura o golpes, entre otros.

Este fenómeno se produce a partir de los mastocitos, un tipo de células cebadas que se originan en las células madre de la médula espinal y que se activan mediante procesos inflamatorios.

Estas liberan diversas sustancias como prostaglandinas, histamina, serotonina y bradicinina, entre otras, las cuales llegan hasta la zona del cerebro que mencionamos al inicio de la nota, conocida como matriz del dolor.

De esta manera, cuando se somete al individuo a estímulos dolorosos, el flujo sanguíneo se incrementa en la matriz del dolor, lo que provoca esta sensación como una respuesta a prácticamente todas las zonas del organismo donde estén conectados ciertos sensores nerviosos.

Una de las zonas que excepcionalmente no cuentan con estos sensores del dolor son las vísceras, de tal suerte que el hígado no cuenta con la capacidad de doler, pero tampoco otras del sistema digestivo.

Una vez que estos sensores captan el estímulo doloroso, llevan la señal hasta la médula espinal y por ese conducto la sensación la capta el SNC, donde el componente sensorial con el emocional, percibe el dolor.

Después establece su ubicación y cualidad: dónde, cómo, con qué intensidad duele y cuál es su cualidad, en tanto que el dolor emocional se relaciona con las experiencias previas del dolor y el estrato socioeconómico del paciente, de esa manera le da el componente desagradable acorde al perfil del individuo.

“Un golpe en la mandíbula no puede ser asimilado de la misma manera por un boxeador que por un estibador” dijo.

El dolor físico se divide en dos: agudo y crónico. El agudo es de corta duración e intensidad, puede provocar hasta sudoración o incluso desmayos, acelera el corazón y aumenta la presión arterial.

En tanto, el crónico es de una dolencia superior a tres meses, proviene de problemas serios de salud como cáncer, diabetes o artritis reumatoide, por ejemplo; pero también altera el sueño, disminuye el apetito, hay pérdida de peso, disminución del libido, ansiedad y depresión.

Por qué tenemos ojeras?

La pregunta a la cual mucha gente quisiera tener una respuesta certera para poder ponerle solución. Las ojeras están asociadas al cansancio pero incluso las que duermen lo suficiente no se salvan de tenerlas. Hay muchas mas causas relacionadas con ellas, si averiguamos cual es la que más nos afecta será más fácil ponerle solución.

* Cansancio: El agotamiento entorpece la circulación de la sangre y la piel que recubre el ojo es demasiado fina, las venitas se hinchan y se hacen visibles. La vida que llevamos muchas veces es a contrarreloj y muchas veces cuanto más sueño tenemos menos podemos dormir. Si tienes problemas para conciliar el sueño, cena pronto y bebe infusiones de valeriana o de tila, te ayudaran a relajarte, recuerda que es mejor estar en la cama solo 6/7 horas bien dormida que 8/10 sin descansar a gusto.

* Anemia: Si te notas ojerosa y además pálida puede ser que tengas anemia. El periodo, la falta de hierro y algunos organismos que no sintetizan bien la ferritina pueden tener la culpa. Incluye en tu alimentación carnes rojas, berberechos (tienen muchísimo hierro, más que la carne), hígado y legumbres.

La lavanda es un excelente antiinflamatorio y tónico circulatorio que va de maravilla para las ojeras azuladas, las más difíciles de tratar. El aceite esencial de esta planta es de lo pocos que se puede echar directamente sobre la piel, pero para la piel del ojo es mejor diluirlo. Tienes que mezclar 200 ml de agua templada o una infusión de manzanilla con 20 gotas de este aceite y aplicártelo después de levantarte con sumo cuidado para que no te entre en los ojos. No se debe enjuagar y la cantidad que se usa para este caso es medio grano de arroz en cada parte inferior del ojo.

Si por la mañana estas muy apurada de tiempo y no puedes pararte a nada también puedes tratarlas por las noches. En este caso una loción de menta te será de gran ayuda ya que difuminará la sombra tan característica de la ojera. En una licuadora echa varias hojas de menta y mezcla el jugo con una gota de aceite de oliva, con la yema del dedo aplícatelo debajo de los ojos, por la mañana verás el cambio.

Por qué sentimos tristeza?


La tristeza es un sentimiento, una de las muchas emociones humanas normales, o estados de ánimo que tenemos todos. Es la emoción que sentimos cuando hemos perdido algo importante, cuando nos ha decepcionado algo o cuando ha ocurrido alguna desgracia que nos afecta a nosotros o a otra persona. Cuando nos sentimos solos, a menudo nos sentimos tristes.
Cuando estás triste, tienes ganas de llorar, y a veces te resulta difícil contener las lágrimas. Pero probablemente el hecho de llorar te ayuda a sentirte mejor, es fácil que el mundo te parezca oscuro e inhóspito, y que no haya nada que te haga ilusionar. Es posible que el dolor que sientes en tu interior no permita que aflore tu buen humor habitual.
A veces, cuando estoy triste, sólo quiero que me dejen sola durante un rato. O quizá prefiero que otra persona me consuele o se limite a hacerme compañía mientras me voy reponiendo de la tristeza. Hablar sobre lo que me ha puesto triste suele ayudarme a mitigar este sentimiento, pero claro está primero debo saber con quien lo hablo, no me vale cualquier persona.

¿Por qué sentimos frío cuando tenemos fiebre?

El hipotálamao, la parte del cerebro que se ubica justo sobre la glándula pituitaria, actúa como el “termostato” corporal. Este órgano siente la temperatura de la sangre y la compara con un “punto de operación” – la temperatura deseada. Si la temperatura actual difiere con la del punto de operación, intenta ajustar la temperatura. Este fucionamiento es similar al de los termostatos en las casas o coches. Sin embargo, no basta con encender la caldera o el aire acondicionado. En lugar de eso, envía señales que provocan el sudor si estamos demasiado calientes, o tiritar si estamos demasiado fríos. (Sudar enfría el cuerpo a medida que el sudor se evapora; tiritar calienta el cuerpo, porque buena parte de la energía empleada por los músculos en temblar se transforma en calor). Además, esto hace que no nos sintamos agusto, por lo que nos vemos impulsados a buscar una fuente de calor o de frío. Por ejemplo, si tu temperatura corporal es demasiado baja, buscarás un lugar más cálido o algunas mantas. Si es demasiado alta, buscarás un punto más fresco o reducirás el nivel de ejercicio (ya que el ejercicio genera calor).

Cuando desarrollas fiebre, el cuerpo envía señales al hipotálamo que le dicen que hay que elevar el “punto de operación” a una temperatura más alta. A menudo, pero no siempre, esto se produce como respuesta a una infección, provocada por bacterias o virus. Las células del sistema inmune que responden a la infección segregan moléculas llamadas “pirógenos endógenos” (“endógeno” significa fabricado por el cuerpo, y un “pirógeno” es algo que causa una elevación de temperatura). Los endógenos pirógenos viajan a través de la sangre y alcanzan el hipotálamo, donde provocan un incremento en el punto de operación. Una vez que esto sucede, el hipotálamo le dice al cuerpo: “tienes mucho frío”. Recuerda que la temperatura podría ser normal en esta situación, pero lo que importa es que es inferior al punto de operación, que ha sufrido una elevación. De modo que sientes frío, te metes bajo las mantas y tiritas.

Un rato más tarde, cuando la temperatura se ha elevado hasta el punto de operación, el hipotálamo envía una señal: “ahora tu temperatura es correcta”. Entonces dejas de sentir frío, y probablemente te saques alguna manta de encima. Y cuando la fiebre “rompe”, decrece el nivel de pirógenos endógenos. Repentinamente, comienzas a sudar y te quitas todas las mantas. Pronto esto conduce a una disminución de la temperatura en el punto de operación, que vuelve a la normalidad, y otra vez te sientes bien.

De modo que en realidad sientes más frío cuando la temperatura comienza a elevarse y más calor cuando comienza a bajar. Esto puede parecer extraño, pero es simplemente la forma que el hipotálamo tiene de alterar tu comportamiento para cambiar la temperatura de su “punto de operación”. Cuando tu temperatura está al nivel de punto de operación – sea este el que sea – tiendes a sentirte normal, incluso aunque en realidad tu temperatura sea elevada. Lo que percibes no es la temperatura en si misma, sino la diferencia entre el punto de operación y la temperatura real.

La elevación de temperatura provocada por el ejercicio (en forma de agotamiento y sudor) es diferente. En esta situación, la temperatura del cuerpo se eleva porque el día es excesivamente cálido o a causa del excesivo ejercicio. Como el cuerpo no prodice pirógenos, el hipotálamo no eleva el punto de operación, de modo que las personas cuya temperatura se eleva durante el ejercicio normalmente siente calor, y no frío, porque su temperatura corporal está por encima del punto de operación. (Durante un golpe de calor, puede no sentirse el calor, pero eso es porque la temperatura corporal es tan alta, que en realidad el hipotálamo comienza a funcionar de forma errónea).

¿Por qué sentimos más ganas de orinar cuando hace frío?

Ya sea durante el día o durante la noche, cuando hace frío sentimos la necesidad de orinar de forma más recurrente. Esto se debe a dos situaciones que ocurren en el organismo.

La primera es que cuando hace frío los músculos se contraen y se tensan, esta tensión también la tiene la vejiga, que es el órgano donde se almacena la orina. Al estar tensa la vejiga no se expande por lo que la capacidad de retener la orina se vuelve más reducida, es decir, le cabe menos orina, por lo que sentimos la necesidad de orinar en cuanto tomamos un líquido.

La otra razón es que el organismo desecha los líquidos por dos vías, por la vía urinaria y por la transpiración. Al hacer frío no sudamos por lo que se acumulan más líquidos en la vejiga y orinamos a cada rato para eliminar ese exceso de líquidos en el cuerpo.

¿Por qué tenemos vergüenza?

Vergüenza, según el diccionario de la lengua española, significa turbación del ánimo que suele encender el color del rostro ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena. Entre sus acepciones figuran: Encogimiento o cortedad para ejecutar algo, Deshonra, deshonor.

Cuando sentimos vergüenza por primera vez

Esta emoción aparece en la infancia, alrededor de los tres años, y pone un límite a lo pulsional. Es una de las situaciones afectivas que más incomoda a las personas porlas reacciones físicas, pensamientos desagradables, angustia e inhibiciones que produce. Aparece abruptamente y abruma a la persona que instantes antes se sentía bien, ya que hace público algo privado e inconveniente.

El lenguaje corporal

El cuerpo con su lenguaje propio “habla”: surge el rubor, la opresión en el pecho, el bajar la mirada, la cabeza gacha y las ganas de salir corriendo, entre otros padecimientos. Resulta muy desagradable este estado que generalmente empeora al tomar conciencia de la situación; la persona suele avergonzarse de la vergüenza, y empieza a sentirse como un niño pequeño, débil y desamparado en un envase de adulto. Desde el Psicoanálisis aparece este afecto vinculado con los deseos sexuales, en especial la escoptofilia (pulsión de mirar) y el exhibicionismo (pulsión de exhibirse). La vergüenza es la resultante de haber sido mirado por otros, de tener sobre sí la mirada de los otros, de mirar y ser mirado.

Por qué sentimos amor?


Se ha dicho que el amor es la inclinación del alma hacia un objeto o persona. No podríamos hablar del alma si no se sabe con certeza que el alma existe, así que tendremos que asemejar el alma con algo que si sabemos con certeza. Nuestra mente se ubica en nuestro cerebro, así que con ésta afirmación, tenemos que hacer un análisis de nuestra mente, para ver como influye el amor en ella.

Nuestra mente esta dividida en varias partes psicológicas: el razonamiento, nuestra personalidad, la memoria y los sentimientos. Digamos que con el razonamiento podemos realizar operaciones matemáticas (y mucho más) y la memoria guarda siempre los números (y mucho más).
Nuestra personalidad define los gustos que tenemos y a su vez los sentimientos que tomamos frente a determinados gustos. Cada gusto que se guarda en nuestra memoria y es procesado por nuestra personalidad despierta un sentimiento.

Todo esto según la estructura de nuestro cerebro y con el paso del tiempo van cambiando. Nosotros no podemos elegir una razón lógica por la cual nos gustan las cosas. No podemos decir porque nos gusta bailar, mirar una película, leer, etc. Nosotros cuando vemos a un/a mujer/hombre y decimos “ella/el me gusta” no tenemos ni la mas pálida idea de porque me gusta, pero cuando se tratan de afirmaciones del porque “me gusta” lo único que podemos decir es “la estructura de mi cerebro reacciona frente a situaciones de una determinada manera”. Recibimos señales que son interpretadas por nuestro cerebro. La combinación de dichas señales producen un sentimiento o una reacción en nuestro razonamiento o en la personalidad, y es ahí que sale el amor.

Por que sentimos celos?

El celo es un sentimiento desagradable que nos desequilibra y enflaquece. Tomados por los celos, sentimos que somos traicionados por nosotros mismos: al final, sentimos que no deberíamos sentir lo que estamos sintiendo!

El celo nos divide internamente. Mientras un lado de nuestro ser clama por atención al sentirse excluido, el otro lado nos reprueba por esta misma actitud, pues los celos amenazan destruir el orden y el equilibrio emocional de una relación.

A pesar de ser pocas veces admitido, los celos son una emoción común, que hace parte del cotidiano de todas las relaciones humanas. Reconocer los celos y lidiar directamente con ellos es una acción interna saludable, que acelera el proceso evolutivo del auto-conocimiento. En tanto, él pasa a ser patológico cuando nos lleva a perder la capacidad de hacer nuestras elecciones.

Por eso, los celos, no deben ser considerados como un sentimiento banal e infantil que con el tiempo pasa, y si, ser vistos como una enfermedad que compromete el buen funcionamiento del sistema inmunológico emocional de una persona, así como la dinámica de sus relaciones.

Si el fuego de los celos no fuera contenido, él nos quema y trae serias consecuencias: alimentados por la desconfianza y por la agresión, generamos ansiedad, rabia, humillación, vergüenza, depresión y hasta deseo de venganza.

El foco de infección a ser tratado será el de la auto-estima, pues cuando ella está rebajada nos causa la sensación constante de inseguridad e impotencia, y consecuentemente, nos dejamos llevar por la imaginación – además, siempre enfocada para lo negativo.

El celo surge como una señal de alerta que nos anuncia que una amenaza real o imaginaria está invadiendo nuestro territorio afectivo. Nuestro instinto de preservación buscar eliminar todo y cualquier riesgo de perdida del ser amado o situaciones que nos remitan a sentirnos seguros y protegidos.

Encontré en el libro La simetría oculta del amor (A simetria oculta do amor (Ed.Cultrix), de Bert Hellinger, una interesante explicación sobre la dinámica de los celos: la persona celosa desea inconscientemente que el (la) pareja se vaya.

Hellinger es un psicoterapeuta alemán, hoy con 81 años, creador de un nuevo abordaje de la psicoterapia sistémica conocida como Constelación Familiar, en la cual el origen de los conflictos de una persona no es visto por una orden psicológico individual, pero si por un orden sistémico generado por su histórico familiar.

Según él, algunas de las dinámicas sistémicas inconscientes que nos llevan a repeler a nuestras parejas son:
– Para confirmar una antigua creencia de que no merecemos el amor, por ejemplo, o de que causaremos infelicidad. Ciertas personas tienen miedo de ser abandonadas e inconscientemente, se apartan de las parejas. Crean lo que recelan, como si el abandono fuese preferible a la separación voluntaria.
– Para ser fiel a las creencias y ejemplos de la familia: digamos, actuar como actuaron los padres cuando no conseguían aceptarse plenamente, cuando se separaron o cuando uno de ellos falleció en el comienzo de una relación.
– Para operar una identificación inconsciente con otra persona perjudicada por el sistema. Por ejemplo, una mujer no se casó porque tenía que cuidar de los padres ya ancianos. Su joven sobrina se identificó inconscientemente con ella y tampoco se casó.
– Para cumplir una obligación personal. Un hombre abandonó a su antigua familia para asumir la actual relación. La segunda esposa, muy encelada, quiso abandonarlo también. En la constelación familiar, percibió claramente que se sentía obligada para con la primer familia del marido, solidaria con ella. Esto es, en este caso, el celo no surge debido a los actos del marido, y si, del secreto reconocimiento de su deuda para con la antigua pareja.

En este sentido, la cura consiste inicialmente en tomar conciencia del papel que estamos ejerciendo en el conflicto familiar y en seguida parar de actuar como coadyuvante de este mismo drama. Esto es, al comprender como nuestra historia personal está contaminada por las repeticiones de un conflicto generacional no resuelto, decidimos no repetirlo, redefiniendo nuestras posiciones. Así como escribe Hellinger en su libro: Cuando ‘descubrimos’ una orden, la orden correcta – lo digo para provocar -, entonces ella de algún modo cura o resuelve el sistema. A veces, una orden está oculta. Un árbol, por ejemplo, crece de acuerdo con una orden y no puede desviarse de ella. Si lo hiciese, ya no seria un árbol. Los hombres y los sistemas de relaciones humanas también se desenvuelven según determinadas órdenes. Las verdaderas órdenes de la vida y de las relaciones están ocultas, inseridas en los fenómenos vitales. Ni siempre podemos encontrarlas inmediatamente, pero peor seria inventarlas para que combinen con nuestros deseos.

La conciencia de nuestro papel en el sistema familiar es la meta de esta técnica terapéutica conocida como Constelación Familiar, que ya está siendo aplicada por varios profesionales en el Brasil.

Mientras, aquí va una información para quien siente que el celo está atrapando su vida: comience por percibir cuando y como el celo surge. Observe, como quien levanta datos para una investigación científica, como usted reacciona delante de los celos. Al hacer eso, verá que gradualmente dejará de tener reacciones exageradas, pues al observarse a sí mismo estará aprendiendo a preservar una mirada sana, capaz de discernir entre imaginación y realidad.

La mejor manera de disminuir la intensidad del celo es dejar de interpretarlo como un drama y pasar a expresarlo de modo natural, esto es, como una experiencia más de sufrimiento emocional. Ser honesto consigo mismo y abrirse con el otro de manera simple y sincera acostumbra ser una solución positiva, porque la sinceridad es en sí un antídoto del deseo de manipular y controlar al otro.

Al conversar con nuestra pareja sobre la experiencia de los celos dejaremos de usar nuestro sentimiento como un arma de defensa o de ataque para mantener a nuestra pareja bajo control.

Si usamos los celos como un medio de controlar a nuestra pareja, acabaremos apartándolo cada vez más de nosotros. Pero es importante no negarnos nuestros sentimientos, pues al ocultarlos seremos nosotros quienes naturalmente nos aislaremos, causando un mal aún mayor, pues cuanto más nos apartamos, más nuestros celos tenderán a crecer. Lo mejor es buscar ayuda para mejorar nuestra auto-estima y lidiar directamente con la realidad!

La desvalorización de sí mismo es una de las causas más importantes de los celos intensos. Personas seguras de su valor acostumbran a no dejarse llevar por sus sentimientos de celos, además, como ellas no temen a sus conflictos emocionales los usan en provecho propio como leña que atiza fuego de su auto-conocimiento.

Por qué sentimos envidia?

Investigadores del Instituto de Ciencias Radiológicas de Japón describieron imágenes cerebrales de sujetos a los se les confronto con personajes que envidiaban, cuanto más profunda era la envidia, más vigorosamente se activaban los centros de dolor del córtex cingulado anterior dorsal y otras áreas cerebrales relacionadas. Cuando a los sujetos se les daba la oportunidad de imaginar que el sujeto envidiado caía en la ruina, se activaban los circuitos de recompensa del cerebro, también en forma proporcional. Aquellos que sintieron la mayor envidia reaccionaron a la noticia de la desgracia ajena con una respuesta comparativamente más activa en los centros dopaminérgicos del placer del cuerpo estriado del cerebro. Como regla, envidiamos a aquellos que son como nosotros -del mismo sexo, edad, clase y currículum vitae-. nuestros impulsos de envidia pueden ayudar a explicar por qué los humanos somos comparativamente menos jerárquicos que muchas otras especies de primates, más propensos al igualitarismo y a rebelarnos contra reyes y tiranos. La envidia quizá también nos ayude a mantenernos en línea, haciendo que nos desesperemos tanto por vernos bien que comenzamos a actuar en forma correcta. Estos resultados son preliminares. Pero si la envidia es un impuesto establecido por la civilización, es uno que todos debemos pagar.

Por qué sentimos frío?

Nuestro cuerpo pierde calor de cuatro maneras: la convección, la conducción, la radiación y la evaporación. Además, hay tres factores que acentúan el efecto del frío: el viento, la humedad y la altitud.

La convección: es provocada por el contacto entre al aire (o agua) y la piel. Este aire (o agua) fría bombea fuera de la piel una cierta cantidad de calor. Igualmente, cada vez que respiramos, el aire frío inspirado es también responsable de una pérdida de calor.

La conducción: es provocada por la transmisión del calor del cuerpo a un objeto que tocamos. Típicamente esto ocurre cuando dormimos sobre un suelo frío o cuando estamos ocupando zapatos “delgados” en la nieve. Es por esta razón que, cuando dormimos a la intemperie, es muchas veces más importante preocuparse de que lo que está bajo nosotros nos aisle lo mejor posible del suelo en lugar de privilegiar lo que nos cubre…

La radiación: el cuerpo irradia calor a una tasa proporcional a la diferencia de temperatura entre el cuerpo y la del medio ambiente. La radiación es responsable del 50% de la pérdida total de calor de un cuerpo… y la mayor parte de este calor se pierde por la cabeza.

La evaporación: esta forma de pérdida de calor se debe a la transpiración. En realidad, esta última interviene como defensa contra el calor (ver más adelante). Pero en casos de condiciones atmosféricas frías, la transpiración, al enfriarse, o por fenómenos de condensación, se transforma rápidamente en un factor de frío.

El viento: durante el fenómeno de convección descrito más arriba, el aire frío que al contacto con la piel “bombea” calor fuera del cuerpo, se calienta a su vez… y bombea entonces cada vez menos calor. Pero, si este aire es reemplazado permanentemente bajo el efecto del viento (o el agua fría…), entonces hay una pérdida continua de calor. Este fenómeno ha sido estudiado extensivamente por la tropas norteamericanas estacionadas en Alaska y ha sido bautizado como el “Wind Chill Factor”.

La humedad: la conducción térmica del agua es 20 veces superior a la del aire! Esto quiere decir que la pérdida de calor del cuerpo ocurre 20 veces más rápido en el agua que en el aire. Es por eso que uno tiene más frío en el agua que en el aire (atención a los kayakistas y amantes del rafting…). Concretamente, se estima que la humedad del aire puede multiplicar hasta en 14 veces la acción del frío.

Altitud: se debe estimar una baja de 6 C por cada 1000 metros de altitud. Esto es sin contar que la menor disponibilidad de oxígeno disminuye también las capacidades de defensa del organismo contra el frío.

¿Por qué tenemos calor?

El cuerpo acumula calor de origen interno y de origen externo:

El calor interno: cualquier trabajo muscular crea calor. Es por esto que, cuando hacemos un esfuerzo físico, el 75% de la energía producida es transformada en calor, y sólo el 25% en trabajo…

El calor externo: encontramos aquí los fenómenos responsables del frío – la convección, cuando el aire es más caliente que la piel, y la conducción. La humedad es también un factor agravante del calor pues acelera la convección del aire caliente hacia la piel y porque entorpece uno de los mecanismos de defensa del cuerpo: la transpiración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chistes y Cosas Chuscas, Ciencia y Otras Yerbas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s