Te cuento algo Cortito

El Rey Sabio.

Había una vez un rey que respondía con sabiduría todas las preguntas que le hacían; cada súbdito que se presentaba ante él salía con la respuesta justa a su pregunta.

Cierto día un joven celoso de su sabiduría se propuso tenderle una trampa, iría donde el rey y con pequeño pájaro en su mano le preguntaría si éste estaba vivo o muerto, si el rey decía que estaba vivo, él apretaría al pájaro en sus manos y al abrirlas éste abría muerto… y el rey se habrá equivocado; si contestaba que estaba muerto éste lo dejaría volar… y el rey se habrá equivocado, se sentía orgulloso su plan no podía fallar.

Fue así que llegó ante el rey y expuso su pregunta:
– “Dime si éste pájaro que tengo en mis manos está vivo o está muerto”
El rey luego de mirar al joven a los ojos le respondió:

– “Querido amigo porqué me preguntas eso a mí si la respuesta está en tus manos”.

Ladrillos.

José iba en su nuevo automóvil, un gran Jaguar a mucha velocidad.

¿La razón? Llegaría tarde al trabajo si no corría.

Su automóvil Jaguar rojo brillante, era una de sus mas preciadas posesiones, cuando
súbitamente… ¡Un ladrillo se estrelló en la puerta de atrás!

José frenó el auto y dio reversa hasta el lugar de donde el ladrillo había
salido.

Se bajó del automóvil y vio a un niño sentado en el piso. Lo agarró, lo sacudió y le gritó muy enojado: ¿Qué demonios andas haciendo? ¡Te va a costar muy caro lo que le hiciste a mi auto! ¿Por qué me tiraste el
ladrillo?

El niño llorando, le contestó: ‘Lo siento, señor, pero no sabía
qué hacer, mi hermano se cayó de su silla de ruedas y está lastimado, y no lo
puedo levantar yo solo. Nadie quería detenerse a ayudarme!’

José sintió un nudo en la garganta, fue a levantar al joven, lo sentó en su silla de ruedas,
y lo revisó. Vio que sus raspaduras eran menores, y que no estaba en peligro.

Mientras el pequeño de 7 años empujaba a su hermano en la silla
de ruedas hacia su casa, José caminó lentamente a su Jaguar,
pensando…

JOSÉ NUNCA LLEVÓ A REPARAR EL AUTO, DEJÓ LA PUERTA COMO
ESTABA, PARA HACERLE RECORDAR QUE NO DEBÍA IR A TRAVÉS DE LA VIDA TAN RÁPIDO
COMO PARA QUE ALGUIEN TENGA QUE TIRARLE UN LADRILLO PARA LLAMAR SU ATENCIÓN.

Aquí no hay trescientas monedas de oro.

Esta historia está sacada del libro Proverbios de la Antigua China, recopilación de Li Deming y Dai Bingpo, Miraguano ediciones, Madrid 1986.

Había un hombre que ganó trescientas monedas de oro, una cantidad tan grande que no sabía donde guardarla. Hizo un agujero en el jardín y las enterró poniendo un letrero que decía “aquí no hay trescientas monedas de oro”. Su vecino, de nombre Wang Er, se extrañó del comportamiento nervioso del hombre y fue al jardín. desenterró la la plata y dejó un letrero que decía ‘Wang Er no se las llevó’

Este cuento intenta ilustrar que la gente cuanto más intenta ocultar algo más se descubre.

Dos formas de ver las cosas.

Mi mujer y yo estábamos sentados a la mesa en la reunión de mis excompañer@s de universidad. Yo contemplaba a una mujer sentada en una mesa vecina, totalmente borracha que se mecía con su bebida en la mano. Mi mujer me preguntó: – ¿La conoces? – Sí -suspiré-, es mi ex-novia. Supe que se dio a la bebida cuando nos separamos hace algunos años y me dijeron que nunca más estuvo sobria. – ¡Dios mío! – exclamó mi mujer ¡Quién diría que una persona puede celebrar algo durante tanto tiempo!

Moraleja : Siempre hay dos maneras de ver las cosas …

Dar y Perder la Vida

Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un hospital de conocí a una niñita llamada Liz, que sufría de una extraña enfermedad. Su única oportunidad de recuperarse era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.
El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a darle su sangre. Yo lo vi dudar por un momento antes de tomar un gran suspiro y decir:
“Sí, lo haré si eso salva a Liz”.
Mientras la transfusión se hacía, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, muy sonriente, mientras nosotros los asistíamos y veíamos regresar el color a las mejillas de la niña.
De pronto el pequeño se puso pálido y su sonrisa desapareció. Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: “¿A qué hora empezaré a morir?”

No había comprendido al doctor: pensaba que tendría que darle toda su sangre a su hermana.
Y aun así había aceptado.

Amor es (Primera parte):

Un grupo de profesionales le planteó a varios niños, que tenían en edades entre los 4 y los 8 años, la pregunta ¿qué significa “amor”?, y las respuestas obtenidas fueron más amplias y profundas de lo que cualquiera pudo imaginar:

– Amor es el primer sentimiento que hay antes de que todas las cosas malas aparezcan.

– Cuando mi abuelita empezó a padecer artritis no podía pintarse las uñas de los pies; así que mi abuelito se las pintaba todo el tiempo aun cuando empezó a padecer también artritis en sus manos: eso es amor.

-Cuando alguien te ama, la forma en que esa persona dice tu nombre es diferente. Sabes que tu nombre está seguro en su boca.

-Amor es cuando una muchacha se pone perfume y un muchacho se pone colonia, salen juntos y se huelen mutuamente.

– El amor es cuando sales con alguien a comer y le das la mayoría de tus papitas a la francesa sin hacer que esa otra persona te dé de las suyas.

– Amor es cuando alguien te hace daño, te enojas mucho, pero no le gritas porque sabes que eso herirá sus sentimientos.

– Una vez mi hermana mayor enfermó, se le llenó todo su cuerpo de ranchitas y su novio venía todos los días a verla y no le daba miedo enfermarse; él la acariciaba en las noches en su cama hasta que se dormía y luego se iba: eso es amor.

– Amor es lo que te hace sonreír cuando estás cansado.

– Amor es cuando mi mamá hace café para mi papá y ella prueba un poquito primero antes de dárselo, para estar segura de que sabe bien.

– Amor es cuando besas todo el tiempo, luego te cansas de besar, pero aún quieres estar junto a esa persona y entonces se hablan más.

– Amor es lo que hay en el cuarto contigo en Navidad si dejas de abrir regalos y escuchas.


El lugar de cada uno.

Cierta vez le preguntaron a un hombre sabio:

—Se dice que, en el mundo, cada cosa tiene su lugar. Y el hombre también tiene su lugar. Entonces, ¿por qué la gente vive tan apretada?

Y el sabio respondió:

—Porque cada uno quiere ocupar el lugar de otro.

Pensamiento creativo

Estás conduciendo tu coche en una noche de tormenta terrible. Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

1. Una anciana que parece a punto de morir.
2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.
3. El hombre perfecto o la mujer de tus sueños.

¿A cuál llevarías en el coche, teniendo en cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

Este es un dilema ético-moral que una vez se utilizó en una entrevista de trabajo. Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero; o podrías llevar al amigo, ya que el te salvó la vida una vez y estas en deuda con él. Sin embargo, tal vez nunca vuelvas a encontrar al amante perfecto de tus sueños.
El aspirante que fue contratado (de entre 200 aspirantes) no dudó al dar su respuesta. Me encanta, y espero poder utilizarlo alguna vez en alguna entrevista. ¿QUÉ DIJO? Simplemente contestó: “Le daría las llaves del coche a mi amigo, y le pediría que llevara a la anciana al hospital, mientras yo me quedaría esperando el autobús con la mujer
de mis sueños.”

Moraleja: Debemos superar las aparentes limitaciones que nos plantean los problemas, y aprender a pensar creativamente.

Un consejo muy valioso

Cuenta una antigua alegoría judía, que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un rabino.

El rabino tomó la mano, lo acercó a la ventana y le dijo -“Mira”-.

El rico miró por la ventana a la calle.

El rabino le preguntó: -“¿Qué ves?”.

El hombre le respondió: -“Veo gente”.

El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo:

-“¿Qué ves ahora?”.

El rico le respondió: -“Ahora me veo yo”.

-“¿Entiendes? En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio.

Pero el vidrio del espejo tiene un poco de plata.

Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y comienza a verse solo a sí mismo”

Como la vida misma.

Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro.

Decidieron viajar, trabajar y conocer el mundo.

Así, se fueron los tres con su burro.

Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: “

Mira ese chico mal educado; él arriba del burro y los pobres padres, ya grandes, llevándolo de las riendas”

Entonces, la mujer le dijo a su esposo: “No permitamos que la gente hable mal del niño.” El esposo lo bajó y se subió él.

Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: “Mira qué sinvergüenza ese tipo; deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy cómodo encima”.

Entonces, tomaron la decisión de subirla a ella al burro, mientras padre e hijo tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: “Pobre Hombre…. Después de trabajar todo el día, debe llevar a la mujer sobre el burro! y pobre hijo ¡qué le espera con esa madre!”

Se pusieron de acuerdo y decidieron subir los tres al burro para comenzar nuevamente su peregrinaje.

Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que los pobladores decían: “Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!” Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro.

Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían sonrientes:

“Mira a esos tres idiotas: caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos”

Conclusión … Siempre te criticarán, hablarán mal de ti y será difícil que encuentres alguien a quien le conformen tus actitudes.

Entonces: ¡Vive como creas! ¡Haz lo que te dicte el corazón!¡Haz lo que sientas! Una vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso: Canta, ríe, baila, ama . . . y vive intensamente cada momento de tu vida antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos!!!

¿Por qué grita la gente?

Un día Meher Baba preguntó a sus “mandalies”, lo siguiente:

– ¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?

Los hombres pensaron unos momentos…

– Porque perdemos la calma. -Dijo uno. -Por eso gritamos.

– Pero… ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?. Preguntó Meher Baba. -¿No es posible hablarle en voz baja?.

– ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas, pero ninguna de ellas satisfacía a Meher Baba.

Finalmente él explicó:

– Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho, para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse; mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego Meher Baba preguntó:

– ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?.

– Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente… ¿por qué?

– Sus corazones están muy cerca.

– La distancia entre ellos es muy pequeña.

Meher Baba continuó.

– Cuando se enamoran más aún… ¿Qué sucede?

– No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor.

– Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.

– Así es cuán cerca están dos personas cuando se aman.

Luego Meher Baba dijo:

– Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta, que no encontrarán más el camino de regreso.

Minigolf

Un padre llevó a sus pequeños a jugar al minigolf. En la taquilla, preguntó el precio.- Son cinco monedas para los adultos y tres para los niños mayores de seis años. Para los menores de seis, la entrada es gratuita.- Uno de ellos tiene tres, el otro siete. Pago la del mayor.- Bobo -dijo el taquillero-. Podría haberse ahorrado tres monedas si hubiera dicho que el mayor tenía menos de seis. Yo no habría notado la diferencia.- Puede, pero ellos sí la habrían notado. Y mi ejemplo quedaría grabado para siempre.

Creo que el ejemplo de este hombre es el ejemplo que deberíamos seguir todos. No sirve colarse en el subte o en el colectivo solo por picardía, porque nosotros somos los que damos el ejemplo. Todos damos el ejemplo, y si todos haríamos las cosas bien, las cosas no estarían como estan ahora.

Ganadores y perdedores.

-Cuando un ganador comete un error, dice:
“Me equivoqué y aprendí la lección”.
Cuando un perdedor comete un error, dice:
“No fue mi culpa”, y se la atribuye a otros.

– Un ganador sabe que el infortunio es el mejor
de los maestros. Un perdedor se siente
víctima de la adversidad.

– Un ganador sabe que el resultado de las cosas
depende de él. Un perdedor cree que la mala
suerte existe.

– Un ganador trabaja muy fuerte y se permite
más tiempo para sí mismo. Un perdedor está
siempre muy ocupado, y no tiene tiempo ni
para los suyos.

– Un ganador enfrenta los retos uno a uno.
Un perdedor les da vueltas y vueltas y no se
atreve a intentarlo.

– Un ganador se compromete, da su palabra y la
cumple. Un perdedor hace promesas, no
asegura nada y, cuando falla, sólo se
justifica.

– Un ganador dice: “Soy bueno, pero voy a ser
mejor”. Un perdedor dice: “No soy tan malo
como mucha otra gente”.

– Un ganador escucha, comprende y responde.
Un perdedor sólo espera hasta que le toque
su turno para hablar.

– Un ganador respeta a los que saben más que
él y trata de aprender de ellos. Un perdedor
se resiste ante los que saben más que él y
sólo se fija en sus defectos.

– Un ganador se siente responsable por algo
más que su trabajo.Un perdedor no se compromete y siempre
dice: “Yo sólo hago mi trabajo”.

– Un ganador dice: “Debe haber una mejor forma
de hacerlo”. Un perdedor dice: “Esta es la
manera en que siempre lo hemos hecho”.

– Un ganador es parte de la solución.
Un perdedor es parte del problema.

-Un ganador se fija en toda la pared. Un
perdedor se fija en el ladrillo que le corresponde
poner.

El lamento de Micaela

El padre de Micaela estaba, y lo sabían todos sus familiares, en sus últimos días de vida. Aquella relación nunca había sido como le hubiera gustado. Nunca había tenido la fuerza ni la oportunidad de darle un fuerte abrazo y decirle: papá, no sabés cuanto te quiero…

Siempre pensó que algún día lograría poder hacerlo. Imaginaba, que alguna vez podría demostrarle ese amor.

Por desgracia, su padre falleció antes de que ella se decidiera a hacerlo. Aquel día de otoño, en el que lo despedían, ella lloró muchísimo. Pero no lloró por el hecho de su muerte, sino por el hecho de no haberle podido decir nunca, cuanto lo amaba.

Si bien, es un cuento bastante triste, nos enseña bastante. Lo mejor que pueden hacer cuando tienen a sus padres cerca, es decirle todo lo que los quieren

Amor es: (segunda parte)

-Cuando le dices a alguien algo malo acerca de ti mismo y tienes miedo de que no te quieran más, y te sorprendes de que no sólo aún te aman, sino que te aman todavía más.

-Amor es cuando le dices a un muchacho que te gusta su camisa y él la usa todos los días.

-Amor es como una viejita y un viejito que aun son amigos después de conocerse muy, pero muy bien.

– Durante mi primer recital, yo estaba en el escenario muy asustada, miré a toda la gente que me estaba viendo y vi a mi papá saludándome y sonriéndome; él era el único haciendo eso y entonces ya no sentí miedo.

-Mi mamá me ama más que nadie, nunca verás a nadie más besarme por las noches antes de irme a dormir.

– Amor es cuando mami le da a papi el pedazo de pollo más grande.

– Amor es cuando mami ve a papi sudoroso y oloroso y aún así dice que es más guapo que Robert Redford.

– Amor es cuando tu perrito te chupa la cara aun cuando lo has dejado todo el día solo.

– Yo sé que mi hermana mayor me ama porque ella me da toda la ropa que no usa y después ella tiene que ir a comprar otra.

– Uno no debería decir “te amo” cuando en realidad no es así… pero si realmente amas a alguien deberías decírselo, puede ser que a esa persona se le haya olvidado.

Cerdos

Estaba un conductor en una carretera de mediana velocidad manejando su auto. De repente, vino otro auto en sentido contrario cuyo chofer haciendo señales raras y asustadizas, le dijo varias palabras por la ventanilla, pero que no se entendieron todas, la que mejor se percibió fue: cerdos.

Entonces, los que iban en el auto sintieron que habían sido ofendidos, e inclusive querían perseguirlos para replicarles. Pero se serenaron y prosiguieron la mista ruta, con molestia, diciendo que el mundo estaba totalmente agresivo, e inclusive aumentaron la velocidad por la ira.

A los pocos kilómetros de recorrido se encontraron con centenares de cerdos salvajes que estaba atacando a todos los autos en la carretera, por lo que tuvieron que retroceder y a duras penas escaparon del peligro.

Primera Moraleja: No te enojes si no estas seguro que fuiste agredido, averigua más y mejor.

Segunda moraleja: Nunca ayudes de manera incompleta, si no vas a ayudar completamente, mejor no hagas.

Globos

Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos en la feria del pueblo. El pueblo era pequeño y el vendedor había llegado pocos días atrás, por lo tanto no era una persona conocida….

En pocos días la gente se dio cuenta de que era un excelente vendedor ya que usaba una técnica muy singular que lograba captar la atención de niños y grandes. En un momento soltó un globo rojo y toda la gente, especialmente los potenciales, pequeños clientes, miraron como el globo remontaba vuelo hacia el cielo.

Luego soltó un globo azul, después uno verde, después uno amarillo, uno blanco…

Todos ellos remontaron vuelo al igual que el globo rojo…

El niño negro, sin embargo, miraba fijamente sin desviar su atención, un globo negro que aún sostenía el vendedor en su mano.

Finalmente decidió acercarse y le preguntó al vendedor: Señor, si soltara usted el globo negro. ¿Subiría tan alto como los demás?

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, dijo: No es el color lo que hace subir, hijo. Es lo que hay adentro.

Disfruta tu café

Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor…

Pronto la reunión se enfoco acerca del interminable estrés que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más selecta: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras y otras realmente exquisitas-…

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado. Cuando lo hicieron, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas, se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo, ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al “Stress”.

Continuó: Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café, en verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos.

Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores, después se pusieron a mirar las tazas de los demás.

Ahora piensen en esto: La vida es el café, los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son sólo tazas, que le dan forma y soporte a la vida, y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.

El sabio y el tonto

Cuando el Rabí entró en la sala donde estaban sus alumnos, los encontró enfrascados en una discusión acerca de quién es un sabio y quién es un tonto. Después de un rato le preguntaron al Rabí como él los definía a ambos.

El Rabí les contestó:
EL TONTO ES AQUEL QUE DICE LO QUE SABE.
EN CAMBIO, EL SABIO ES EL QUE SABE LO QUE DICE.

La carreta vacía.

¿Qué ruido harías si fueras una carreta?

Caminaba con mi padre cuando él se detuvo en una curva y después de un
pequeño silencio me preguntó:
– ¿Además del cantar de los pájaros, escuchas alguna cosa más?
– Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:
– Estoy escuchando el ruido de una carreta.
– Eso es -dijo mi padre-.
Es una carreta vacía.
Pregunté a mi padre:
– ¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si aún no la vemos?
Entonces mi padre respondió:
– Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía,… por causa del ruido.
Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto y hasta hoy cuando veo a una persona hablando
demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna o
violenta, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de
menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo:
”Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”
La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás
descubrirlas.
Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es
dinero.
Y nadie está más vacío que aquel que está lleno de egoísmo, de un supuesto
”Mi Mismo”.

Un ratito más

Un avaro había acumulado un millón de dólares y se las prometía muy felices pensando en el estupendo año que iba a pasar haciendo planes sobre el mejor modo de invertir su dinero. Pero inesperadamente, se presentó el ángel de la Muerte para llevárselo consigo…

El hombre se puso a pedir y a suplicar, apelando a mil argumentos para que le fuera permitido vivir un poco más, pero el ángel se mostró inflexible. Concédeme tres días de vida y te daré la mitad de mi fortuna le suplicó el hombre.

Pero el ángel no quiso ni oír hablar de ello y comenzó a tirar de él. Concédeme al menos un día, te lo ruego, y podrás tener todo lo que he ahorrado con tanto sudor y esfuerzo!. Pero el ángel seguía sin hacerle caso.

Lo único que consiguió obtener del ángel fueron unos breves instantes para escribir apresuradamente la siguiente nota:

– A quien encuentre esta nota, quienquiera que sea si tienes lo suficiente para vivir, no malgastes tu vida acumulando fortunas. ¡Vive! Un millón de dólares no me han servido para comprar ni una sola hora de vida!

Las tres preguntas más importantes.

Había un rey que pasaba sus días reflexionando sobre tres preguntas de suma importancia. En este mundo: ¿qué persona es la más importante? ¿qué cosa es la más importante? y ¿cuál es el momento crucial para actuar?

Ninguno de sus consejeros era capaz de respondérselas. Hasta que un día en uno de sus paseos de incógnito llegó a un lugar alejado y buscó albergue en la casa de un venerable anciano para pasar la noche.

Un ruido lo despertó de madrugada, y vio que un hombre cubierto de sangre irrumpía en la casa del anciano. El hombre dijo:

-Me vienen siguiendo

El anciano respondió: será mejor que entres y te escondas

Al rato llegaron los soldados perseguidores que preguntaron al anciano: ¿Has visto a un hombre que pasaba corriendo? A lo que el anciano contestó que no sabía y los soldados siguieron el camino

Poco después el hombre perseguido dijo unas palabras de agradecimiento y se marchó.

A la mañana siguiente, el rey le preguntó: ¿Es que no temes que caiga sobre ti alguna desgracia? ¿Cómo te atreviste a dejar entrar a aquel hombre del que nada sabías?

El anciano respondió sin inmutarse:

-Es que no hay en el mundo persona más importante que la que en este preciso instante necesita ayuda; no hay cosa más importante que prestar esa ayuda de inmediato; no hay momento más importante que este momento.

Las tres preguntas del rey quedaron contestadas.

Cuatro Cosas.

Recuerda siempre que existen cuatro cosas en la vida que nunca se recuperan:

* una piedra, después de haberla lanzado;
* una palabra, después de decirla;
* una oportunidad, después de haberla perdido; y
* el tiempo, una vez que ha pasado.

Tres gotas de agua.

El Alba pasó una mañana cerca de un árbol y oyó pronunciar su nombre por tres gotas cristalinas. Se aproximo; luego posándose en el corazón de la flor, preguntó cariñosa:

¿Qué desean de mí, gotas brillantes?

¿Que vengas a decidir una cuestión- dijo la primera-.Somos tres gotas diferentes reunidas en diversos puntos. Queremos que digas cuál de nosotras vale más y cual es la más pura.
Acepto; habla tú, gota brillante. Y la primera gota habló así:
Yo vengo de las altas nubes; soy hija de los grandes mares; nací en el ancho océano. Después de andar por mil borrascas, una nube me absorbió. Fui a las alturas, donde brillan las estrellas, y de allá, rodando entre rayos, caí en la flor en la que descanso ahora. Yo represento al océano.

Habla tú, gota brillante-dijo el Alba a la segunda.
Yo soy el rocío que tiembla sobre los lirios; soy hermana de la Luna; soy hermana de las tinieblas que se forman en cuanto llega la noche. Yo represento al amanecer del día.
¿Y tú? Preguntó el Alba a la más pequeña.

Yo nada valgo.
Habla: ¿de dónde vienes?
De los ojos de una madre. Soy una lágrima.
El alba entonces dijo:-Esta es la de más valor, es la más pura.-
-Pero yo fui océano…-
-¡Yo atmósfera!…-
Sí, gotas; pero esta fue corazón…

Pagado en su Totalidad

Cierto pequeño se acercó a su madre en la cocina, una noche, cuando ella preparaba la cena y la entregó un pedazo de papel sobre el que había escrito algo.

Después de que la mamá se secó las manos en el delantal, lo leyó y esto es lo que decía:

Por cortar el pasto 5.00
Por limpiar mi habitación esta semana 1.00
Por ir a la tienda cuando me envías 0.50
Por cuidar a mi hermano mientras fuiste de compras 0.25
Por sacar la basura 1.00
Por obtener una buenas calificaciones 5.00
Por limpiar y barrer el patio 2.00

Total que me debes $ 14.75

Les diré que su madre lo miró de pie a la expectativa y pude ver que los recuerdos pasaban por su mente. Toma la pluma, le da vuelta a la hoja de papel que el niño había escrito y anotó lo siguiente:

Por los nueve meses que te llevé mientras crecías en mi interior, SIN CARGO. Por todas las noches que estuve sentada a tu lado, cuidándote y orando por ti, SIN CARGO. Por todos los momentos difíciles y todas las lágrimas que causaste a través de los años, SIN CARGO. Por todas las noches de temor y por las preocupaciones que sabía que tendría, SIN CARGO. Por los juguetes, la comida, la ropa y por limpiar tu nariz, SIN CARGO, hijo. Cuando sumes todo, el costo total del verdadero amor es SIN CARGO.

Así, cuando el niño terminó de leer lo que su madre había escrito, había grandes lágrimas en sus ojos, miró directamente a su madre, después tomó la pluma y con letras grandes escribió:

PAGADO EN SU TOTALIDAD

El Samurai.

Había una vez un samurai que era de avanzada edad y era conocido como el mejor del pueblo.

Un día, se comentaba de la gran fuerza de un nuevo guerrero joven, quien había matado a muchos de los guerreros mas prestigiosos, y que iba a ir al pueblo para pelear con el gran maestro.
Este, al enterarse de la noticia, aceptó el duelo, porque había escuchado que el joven guerrero hacía enojar a los demás
guerreros, y cuando los guerreros se enojaban él era muy bueno para ver un simple error y ganar la pelea.
Cuando llegó el día, el guerrero comenzo a insultar al viejo samurai de todas maneras e idiomas, pero no lo hizo enojar, y se fue indignado.
El viejo samurai contestó, frente a la vacía pregunta de un alumno, porqué no había peleado; dijo: Si alguien viene con un regalo para ti, y tú no lo aceptas ¿de quien es el regalo?
El alumno contestó: sigue siendo tuyo, porque el otro no lo quizo.
Bueno, dijo el samurai, aplica esto a la actitud que tuvo el joven guerrero, y entenderas el porqué…

Codicia.

Cavando, para montar un cerco que separara mi terreno de el de mi vecino, me encontré enterrado en mi jardín, un viejo cofre lleno de monedas de oro.

A mi no me interesó por la riqueza, me interesó por lo extraño del hallazgo, nunca he sido ambicioso y no me importan demasiado los bienes materiales, pero igual desenterré el cofre.

Saqué las monedas y las lustré. Estaban tan sucias las pobres…

Mientras las apilaba sobre mi mesa prolijamente, las fui contando…

Constituían en sí mismas una verdadera fortuna. Solo por pasar el tiempo, empecé a imaginar todas las cosas que se podrían comprar con ellas.

Pensaba en lo loco que se pondría un codicioso que se topara con semejante tesoro. Por suerte, por suerte…no era mi caso…

Hoy vino un señor a reclamar las monedas, era mi vecino. Pretendía sostener en un miserable que las monedas las había enterrado su abuelo, y que por lo tanto le pertenecían a él.

Me dio tanto fastidio que lo maté…

Si no lo hubiera visto tan desesperado por tenerlas, se las hubiera dado, porque si hay algo que a mí no me importa son las cosas que se compran con dinero, eso sí, no soporto la gente codiciosa…

El día que trataron de acabar con el amor

Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos mas perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cual era el propósito.

Cuando estuvieron todos hablo el Odio y dijo: “los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien”.

Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio que estaba hablando y el siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre si quien seria tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos.

Quiero que maten al Amor”, dijo. Muchos sonrieron malévolamente pues más que uno le tenía ganas.

El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo: Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto, provocare tal discordia y rabia que no lo soportara”. Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter quedaron tan decepcionados. Lo siento, lo intente todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante.

Fue entonces cuando muy diligente se ofreció la Ambición que haciendo alarde de su poder y dijo: En vista de que El Mal Carácter fracaso, iré yo. Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará. Y empezó la ambición el ataque hacia su víctima quien, efectivamente cayo herida pero después de luchar por salir adelante renuncio a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo.

Furioso el Odio, por el fracaso de la Ambición envío a los Celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar el amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas.Pero el Amor confundido lloró, y pensó, que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.

Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros, envío a la Frialdad, al Egoísmo, La Indiferencia, la Pobreza, La Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba.

El Odio convencido de que el Amor era invencible les dijo a los demás: Nada que hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos. De pronto de un rincón del salón se levanto un sentimiento poco conocido y que vestía todo de negro y con un sombrero gigante que caía sobre su
rostro y no lo dejaba ver, su aspecto era fúnebre como el de la muerte: “Yo matare el Amor”, dijo con seguridad.

Todos se preguntaron quien era ese que pretendía hacer solo, lo que ninguno había podido. El Odio dijo, ve y hazlo”.

Tan solo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar por fin EL AMOR HABIA MUERTO.

Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro habló: Ahí les entrego el Amor totalmente muerto y destrozado y sin decir más se marchó.

Espera ” dijo el Odio, en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir. ¿¿Quien eres??

El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo:

SOY LA RUTINA.

6 Consejos de Einstein para la vida.

1. Sigue tu curiosidad

“No tengo ningún talento especial. Solamente tengo una curiosidad pasional”

Hemos hablado sobre la importancia de este tema antes pero vale la pena repetir, y aún más si lo dice Einstein. Tu pasión debería ser tu profesión. Pregúntate a ti mismo que cosas te interesan. Para tener éxito deberías prestar mucha atención a las cosas que te da curiosidad.

2. La perserverancia no tiene precio

“No es que sea inteligente, es sólo que me quedo con el problema más tiempo.”

¿Tienes la paciencia para seguir tu rumbo aunque la vida te da golpes? O dejas un proyecto al momento cuando nubes negras aparecen en el horizonte? Einstein sabía la importancia de nunca rendirse.

3. Enfócate en el presente

“Cualquier hombre que pueda conducir con toda seguridad mientras besa a una chica guapa, no está prestando suficientemente atención al beso.”

Puedes hacer cualquier cosa, pero no todas las cosas. Einstein entendió la importancia de estar “en el momento”. Entrégate al 100% al tarea que tienes enfrente. Energía y atención enfocada es la diferencia entre el éxito y el fracaso.

4. Comete errores

“Una persona que nunca cometió un error, nunca probó algo nuevo.”

No tengas miedo al fracaso. Equivocarse no es fracasar, los errores pueden ser útiles si aprendes de ellos, te pueden hacer mejor, más inteligente y más rápido.

5. Crea valor

“Esfuérzate no para ser un éxito, mejor ser alguien que crea valor”

No pierdas el tiempo intentando ser un éxito. Mejor pasar tu tiempo creando valor. Si creas valor vas a atraer el éxito. En mi opinión es importante descubrir cuáles son los talentos y dones de uno y poner éstos a trabajar para el beneficio de otros.

6. El conocimiento viene de la experiencia

“La información no es conocimiento. La única fuente de conocimiento es la experiencia.”

No hay manera mejor para adquirir nuevos conocimientos. Experiencia es el alfa y omega para aprender. Como una vez dijo Confuncio :- “Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”.-

Bueno Taringueros, acá va terminando el post. Espero que les haya gustado, hayan aprendido, y lo guarden para compartirlo con sus familiares y amigos algun día. Gracias por su tiempo y les mando un abrazo muy grande a todos! Que tengan un excelente día!
______________________________________________________________________________________________

Si te perdiste las 2 partes anteriores o querés volver a verlas:


______________________________________________________________________________________________




______________________________________________________________________________________________

Y si están Aburridos pasense por la:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chistes y Cosas Chuscas, Cultura Teatro y Cine, Mar de Historias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s