Afganistán: ¿hay alguien que quiera la carga?

Afganistán: ¿hay alguien que quiera la carga?
Immanuel Wallerstein

No es secreto que muchos países piensan que tienen interés en ver quién gobierna Afganistán. En los últimos 30 años, muchos países han estado enviando tropas o equipo militar pesado o mucho dinero para que en Afganistán funcione el tipo de gobierno que prefieren.

No es difícil mostrar que, de hecho, es muy limitado el grado en que los países de fuera han logrado que ocurran las cosas a su modo. Y las perspectivas no pintan bien para los extranjeros. Hay una sensación creciente entre los extranjeros de que tal vez deberían reducir su involucramiento activo. La intrusión crea una carga que no parece obtener demasiadas recompensas.

En los años 80, la Unión Soviética se quemó feo y finalmente retiró por completo sus tropas. El presidente que se suponía que respaldaban los soviéticos fue colgado en público por una agradecida nación. Los mujaidines que Estados Unidos respaldó en su resistencia contra la intervención soviética mostraron su gratitud cultivando y apoyando un movimiento, Al Qaeda, que desde entonces ha dedicado todas sus energías a una jihad contra Estados Unidos y contra todos aquellos que considera aliados de los estadunidenses.

La guerra civil afgana, que ha contado con más de dos bandos, ha continuado incesante durante todo este tiempo. Una fuerza principal, conocida como talibanes, ha tenido sus altas y bajas durante estas guerras. Actualmente parecen de nuevo estar en una alza considerable. Como a excepción de Pakistán casi todos los extranjeros repiten sin cesar sus puntos de vista negativos acerca de los talibanes, la capacidad de éstos de persistir y ganar terreno al interior ha conducido a que muchos de los países preocupados se pongan en privado a repensar la situación.

La cuestión, ¿debemos continuar involucrados?, está en la agenda en todas partes.

Los vecinos al norte y al oeste –Uzbekistán, Tajikistán, Rusia (aunque no tenga frontera directa) e Irán–, a todos les concierne. No quieren un gobierno dominado por militantes talibanes, en su mayoría pashtunes, en el poder. Temen, y probablemente con razón, que oprimiría de varios modos las zonas del norte y el oeste que étnicamente están vinculadas con sus países. Pero ninguno de estos vecinos parece listo a enviar tropas. Por tanto todos favorecen algunas negociaciones al interior de Afganistán que pudieran concluir en algún tipo de protección para las zonas del norte y el oeste.

Actualmente Estados Unidos cuenta con un gran número de tropas en Afganistán. En teoría está comprometido a comenzar la retirada de tales tropas para julio de 2011. También en teoría, el gobierno estadunidense confía en derrotar, o por lo menos domar, a las fuerzas talibanes, y lograr un fortalecimiento del ejército oficial afgano bajo la autoridad del gobierno formalmente legal presidido por Hamid Karzai.

Las tropas estadunidense cuentan con la asistencia de una fuerza de la OTAN conformada por varios países de la OTAN. Si Estados Unidos está esperando hasta mediados de 2011 para empezar a disminuir sus tropas, la mayoría de los países de la OTAN está ansiosa por salirse antes, o anunciar ahora la certeza de su eventual retirada.

En el caso de Estados Unidos, la retirada presenta una cuestión política interna en el país. El presidente Barack Obama está sopesando si perderá más respaldo por retirar tropas o por no retirarlas. Las encuestas de opinión apuntan a un número de votantes, en aumento constante, que están cansados de lo que miran como una guerra que no podrá ganarse en un país lejano. Mi predicción es que el impulso aislacionista está ganándole al impulso intervencionista en la política estadunidense.

Quedan otros dos extranjeros –Pakistán e India. Estos dos países están, por supuesto, trabados uno con el otro en una lucha política (y con frecuencia militar) que prosigue. Y cada uno considera la situación en Afganistán principalmente en términos de las implicaciones que tiene en esta lucha.

Pakistán, a través del servicio de inteligencia del ejército (ISI), ha respaldado a los talibanes durante todo el periodo. En estos días tiende a negar esto porque el asunto exaspera a Estados Unidos, pero nadie se engaña. Pakistán piensa que puede controlar a los talibanes afganos y que el restablecimiento de un gobierno talibán en Kabul sería una barrera defensiva contra India.

Durante los últimos 10 años, el gobierno de India ha sido el respaldo activo del régimen de Karzai, pues lo considera un modo de quitarle los colmillos a la influencia paquistaní en el país y, en el largo plazo, algo que ayudaría a crear la infraestructura necesaria para obtener recursos energéticos de Irán y Rusia.

Tanto India como Pakistán pueden estar reconsiderando sus opciones. Hay por lo menos algunos analistas del gobierno de India que piensan que, si se retiran y le entregan Afganistán a los paquistaníes, le estarían dando a Pakistán una píldora de veneno que drenaría la energía y los recursos militares de Pakistán. Estos analistas cuentan con la indudable independencia de los afganos, especialmente los pashtunes, y piensan que no habrán de tolerar el control paquistaní más que el control soviético o estadunidense.

¿Y qué con Pakistán? No sólo están los talibanes afganos, sino, algo aparte, los talibanes paquistaníes. Aunque el ISI pueda apreciar y respaldar a aquéllos de Afganistán, hay escaso entusiasmo hacia la variedad local. Tener que lidiar con los talibanes paquistaníes será lo que más distraiga a Pakistán de lidiar con India. Retirarse de tanto involucramiento en Afganistán podría reducir en algo las tensiones internas.

Entonces, un posible resultado de las guerras civiles que están en curso en Afganistán es que, en unos cinco años, todo el mundo esté cansado de la carga de involucramiento y simplemente abandone a los afganos –a que guisen en su propio caldero, para usar una frase popular.

¿Cómo se vería un Afganistán así? Es muy difícil saber. Podría verse horrible, al infligirle a todos los afganos las versiones menos paladeables de la ley de la sharia. O puede sorprendernos a todos con ese ambiente relativo de vivir y dejar vivir que Afganistán ha mostrado en momentos de su historia. En cualquier caso, ¿le importará al resto del mundo? Los siguientes cinco a 10 años van a ser un tiempo terrible en lo económico y lo político por todas partes. Puede no haber ni tiempo ni energía para preocuparse por Afganistán.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

Esta entrada fue publicada en INTERNACIONAL, OBAMA Estados Unidos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s