Como cortar un cálamo

Como cortar un cálamo

CÓMO SE CORTA UN CÁLAMO

De la demostración del maestro calígrafo Cechi ch.

Atencion: ya he hecho un post de como cortar una pluma. es el primero que hice si lo quieren ver.

Materiales[/b][/b]

• Caña de bambú, (cantidad necesaria).
• Una sierra pequeña.
• Un cortante de hoja fija con mango (utility knife) o cuchillo pequeño de hoja de acero lo más recta y filosa posible (no utilizar trinchetas, ni cutters, para evitar cortaduras y accidentes)
• Una lija tipo “al agua”, doble (A- Ax-51: es una lija muy fina similar a la superficie del papel común)
• Una placa de madera lisa (15cm.de largo / 3cm.de ancho / 1cm.de alto). O acrílico, o fórmica.
• Una piedra de asentar (puede conseguirse en ferreterías o en comercios de venta de materiales abrasivos como “Piedra Natural”, en reemplazo de la que utilizan los calígrafos en todo el mundo llamada “Piedra de Arkansas”. Es sumamente útil también para asentar y afilar las puntas de las plumas metálicas y las de pavo o ganso).
• Chapa de cobre, bronce o aluminio o simplemente chapa de lata de gaseosa.
• Tijeras para cortar el metal.
• Lupa
• Cinta de papel

Recomendaciones previas

• Como primera medida, hay que tratar que las cañas no sean frescas ni que estén mojadas. Si fuese el caso, deberá esperarse algunas semanas hasta secarlas, de manera que estén firmes y no quebradizas ni frágiles. Es importante también que estén bien limpias.
• Es conveniente cortar las cañas a una medida de aproximadamente 15 / 20 cm evitando hacerlo en un lugar próximo a un nudo para que éste no moleste cuando estemos escribiendo. Es útil tener en cuenta que también podemos ajustar el largo del cálamo cortando el extremo opuesto de la punta una vez que empecemos a usarlo y sepamos cuál será la longitud más adecuada y cómoda para nuestra mano. Para esto nos ayudamos con una sierra de mano pequeña, por supuesto cuidando de no lastimarnos, sobre una superficie firme y dejando en el aire la parte a ser aserrada.
• Lavar los fragmentos de caña seleccionados con agua y un cepillo blando. Dejar secar completamente, tanto por fuera como por dentro, para poder trabajar sobre ellos.

Se recomienda tener extremo cuidado de no cortarse, respetando a conciencia las indicaciones en el proceso de la creación de nuestro cálamo.

Procedimiento

• Cortamos sosteniendo, como se indica en la Fig. 1, el primer fragmento de caña. Primero haremos unos pequeños cortes en un lado de la caña para poder insertar el filo de la navaja, y luego, sosteniendo la caña con la mano izquierda y el cortante con la derecha, sesgaremos en un solo movimiento girando levemente la mano hacia arriba (para no realizar un corte en diagonal recta).

Es decir que primero presionamos, luego giramos hacia arriba y finalmente completamos el corte hacia la punta (Fig. 2). Este primer corte debe tener una longitud aproximada de una pulgada o una pulgada y media y debe sesgar la pluma casi a la mitad en dirección longitudinal. Luego de hacer este corte, trataremos de emparejarlo suavemente, eliminando los fragmentos sobrantes. Cuando esté parejo procederemos a realizar el segundo corte.

• En la mitad de la distancia cortada, disponiendo las manos del mismo modo que en el corte anterior y realizando el mismo movimiento, haremos el segundo corte (Fig. 3). Esto nos acercará a la punta y nos facilitará la tarea de afinar el extremo de la caña con el que posteriormente vamos a escribir.

• Luego afinaremos el segundo corte, tratando de utilizar una navaja afilada y más pequeña, para enderezar y hacer lo más delgado posible este extremo si es que hubiese tenido alguna desviación (algo habitual).

Del mismo modo hay que destajar la parte superior de la caña (Fig. 4), haciendo un corte menos pronunciado, con el fin de dejar visible la fibra de la caña para que la tinta sea absorbida y fluya con mayor facilidad.

• Con ayuda de un alambre rígido al que le habremos hecho un doblez en forma de U (o de una aguja de crochet) (Fig. 5) extraeremos el contenido de la médula de la caña para que no caiga más tarde sobre la tinta o sobre el papel mientras escribimos.

Como se observa en la Fig. 6 , procederemos a cortar la punta de manera definitiva. Es importante tener en cuenta que este corte hay que hacerlo con ayuda de un cuchillo filoso o de un cortante de filo resistente, porque de hacerlo con una trincheta (cuyo filo es débil, se mueve y no permanece fijo, impidiendo tener control sobre el corte preciso) es probable que terminemos con alguna herida en los dedos o simplemente arruinando la punta del cálamo.

Para hacer el corte como se observa en la imagen, deberemos sostener la cuchilla sobre la punta de la caña, y ésta debe estar sobre nuestra placa de madera para no rayar ni hacer cortaduras en la mesa sobre la cual se trabaja. Hay que tener en cuenta que el corte se hace ligeramente hacia adelante en dirección de la punta del cálamo, y no a 90º con respecto a la horizontal, es decir: debe estar levemente inclinado y hacia adelante. Esto facilita que la punta tenga un filo agudo, lo que nos permitirá escribir con trazos finos muy delgados.

Después ajustaremos el ancho de nuestro cálamo (Fig. 7). Desde el extremo interno hacia la punta realizaremos dos cortes, uno a la izquierda y otro a la derecha para establecer el ancho deseado. Estos cortes deben estar hechos con precisión y suavidad para no arruinar el proceso anterior. Para facilitar la realización de los mismos, se recomienda hacerlos lentamente.

• Con una lupa o un cuentahilos observaremos que el corte esté absolutamente recto y no tenga curvaturas ni deformaciones. Si las hubiera, la escritura no será pareja y los trazos serán irregulares en lugar de ser rectos. Si fuera necesario volvemos a cortar con el cuchillo la punta de la caña para rectificar el trabajo

• Procederemos entonces a probar la herramienta, llenando el reservorio de nuestro cálamo. La escritura con cálamo de caña es muy particular, con ella podemos obtener diversos. Algunos calígrafos consideran que después de ser utilizadas, estas herramientas deben ser lavadas con agua tibia y un pincel. Pero en mi opinión estas cañas jamás deberían ser lavadas, y menos aún recortadas. Es útil saber que cuando pierden el trazo fino de la punta puede recuperarse, lijándolas nuevamente con suavidad y cuidado. Asi, se le quita parte de la tinta que queda adherida y se vuelve a conseguir la exactitud del trazo original.

Ya esta listo para usar ,, que lo disfruten!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chistes y Cosas Chuscas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s